El pasado 21 de junio en Madrid, CEDE celebró el congreso “DIRECTIVOS SIN FRONTERAS”. El acto contó con la presencia de S.M. El rey Felipe VI, quien junto a Isidre Fainé, presidente de CEDE i de Fundación "la Caixa", clausuraron el congreso.

CEDE, fundada en 1997, y presidida por Isidro Fainé, tiene como objetivo principal agrupar diferentes asociaciones de directivos a fin de dotarlas de una representación de acuerdo con la relevante función que desempeñan en el ámbito socioeconómico.

Extracto de las palabras de Don Felipe en la clausura del Congreso Anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos.

 

(...) En este Congreso habéis podido debatir sobre las expectativas tecnológicas más inmediatas y los riesgos y oportunidades que se vislumbran. Habéis podido conocer igualmente los logros alcanzados en materia de internacionalización, incluyendo el hecho de que las nuevas oportunidades deberán buscarse, seguramente, en mercados menos frecuentados que los hoy conocidos. Ello exigirá, sin duda, renovar el modo de liderar las empresas, activar la imaginación a la hora de emprender proyectos, y demostrar creatividad y capacidad de anticipación ante imprevisibles escenarios de futuro.

La evolución tan rápida de acontecimientos, modelos y paradigmas  que estamos viviendo se refleja en casi todos los ámbitos, los científicos, tecnológicos, sociales y empresariales; y ello sin duda contribuye a despertar muchas incertidumbres sobre cómo acometer  la transición hacia unas economías casi plenamente “digitalizadas”, y sobre sus consecuencias.

Estas incertidumbres son dudas también acerca de la continuidad de los modelos clásicos de negocio, de los gustos y comportamientos de nuevos y futuros consumidores, o de la estabilidad en el empleo y los requerimientos o capacidades necesarios para acceder a él.

Por ello son las nuevas generaciones ―esas que han adquirido conocimientos en un entorno globalizado, inestable y de avances acelerados― la que requieren también nuestra atención, nuestro esfuerzo y nuestra acción responsable. Y el marco que ofrece CEDE, en este congreso, permite a los jóvenes profesionales incrementar sus capacidades, pues cuentan con la colaboración, la experiencia y la transferencia de saberes que pueden aportar generosamente los más veteranos.

Los jóvenes son conscientes también de la presión a la que estarán  sometidos ―lo están ya―para actualizar, potenciar y pulir permanentemente sus conocimientos; lo son también del valor de las experiencias empresariales anteriores y de la importancia de aprender, tanto de los aciertos, como de los errores previos. Saben que para reforzar su empleabilidad habrán de demostrar que son capaces de resolver problemas complejos, de aplicar el pensamiento crítico y creatividad para encontrar soluciones a los problemas, para generar más oportunidades con resultados tangibles.

La senda de la empleabilidad para los futuros directivos no es muy distinta de la que tendréis que transitar ya mismo los actuales ejecutivos para seguir dirigiendo competitiva y competentemente vuestros negocios. Pero todos, en definitiva, habréis de demostrar siempre capacidad de adaptación y de innovar ante el futuro. De manera que el esfuerzo, el espíritu emprendedor, un profundo conocimiento de los entornos y de vuestra profesión… serán, junto a la capacidad inteligente de asumir riesgos, vuestras principales herramientas para lograr el éxito.

Éxito, que lo será ―insisto― para todoséxito para un mayor dinamismo económico, para una sociedad mejor ―más preparada y adaptada a los tiempos―, en la que una actividad empresarial potente y responsable, con una labor directiva especializada y solvente, contribuirán a generar riqueza y empleo en beneficio de toda la sociedad. (...).

S.M. El Rey Felipe e Isidre Fainé, presidente de CEDE

 

Artículo publicad en La Drecera 158 Julio - Agosto 2016

Revista de la Patronal Agraria de Cataluña