El Parlamento Europeo apuesta por mantener la financiación de la PAC más allá de 2013

El Parlamento Europeo ha aprobado este 8 de julio una resolución en relación al informe del eurodiputado británico George Lyon que trata de definir la mejor manera de actualizar la política agrícola de la Unión, de cara al nuevo periodo presupuestario plurianual más allá de 2013 y que establece cuál debería ser la nueva política agraria común (PAC) y sus vías de financiación. La resolución (no legislativa) subraya que los fondos asignados a la financiación de la PAC deben mantenerse "durante el próximo periodo de programación financiera", a partir de 2013.

No será hasta el otoño cuando la Comisión publicará sus planes de reforma agrícola.

El informe, señala como principales objetivos la creación de políticas capaces de hacer frente a retos como el cambio climático, la seguridad y calidad alimentaria, la protección de la biodiversidad, la competitividad empresarial y los ingresos de los agricultores. Este informe y la resolución que la acompaña toman singular importancia después de que, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, cualquier plan general de reforma de la UE y la legislación agrícola de la Unión no pueden ser aprobadas sin el visto bueno del Parlamento Europeo.

Del conjunto de los textos de la Resolución y el informe destacamos los siguientes:


Necesidad de un presupuesto de acuerdo con los nuevos objetivos.


El texto subraya que los fondos asignados a la financiación de la PAC deben mantenerse "durante el próximo periodo de programación financiera" a partir de 2013. Asimismo, hace hincapié en que esta política no se debe "renacionalizar" (es decir, que se vuelva a un sistema de control nacional) indicando que "las ayudas directas deben seguir siendo íntegramente financiadas por la Unión Europea (UE) "a fin de evitar que la cofinanciación por parte de los Estados miembros pueda causar distorsiones a la competencia leal dentro del mercado único europeo”.


Necesidad de lograr una agricultura competitiva


La Eurocámara insiste en que debe compensar las exigencias de calidad, sostenibilidad, bienestar animal y legislación que exige a los agricultores europeos. Asimismo pide que se exijan los mismos criterios a los productos importados de terceros países respetando las normas de la Organización Mundial del Comercio. También se ha pedido mejoras en la trazabilidad para que los consumidores puedan estar bien informados.

La resolución insiste en que la agricultura europea debe ser competitiva y hay que compensar con medidas la distorsión de la competencia derivada de los acuerdos con socios comerciales y/o de otros países donde los productores que no están sujetos a normas tan estrictas como en la Unión Europea. Particularmente en relación con la calidad del producto, la seguridad alimentaria, el medio ambiente, la legislación social y el bienestar. Se pidió salvaguardar los intereses de los agricultores europeos en el marco de los acuerdos comerciales bilaterales y multilaterales que se negocian en nombre de la Unión Europea.

La resolución considera que la mejora de la competitividad en los diferentes niveles (mercado local, regional, y global) debe ser un objetivo fundamental de la PAC después de 2013.


Ingresos justos para los agricultores


Por otro lado, el incremento de la competitividad ayudará a los agricultores a cubrir gastos, responder a los flujos del mercado y obtener unos ingresos justos. El Parlamento Europeo propone el fortalecimiento del papel negociador de los productores en relación a los minoristas y otros agentes dentro de la cadena de suministro de alimentos. Insiste en mejorar la transparencia de los precios.


La alimentación, un bien público de primera generación


La enmienda aprobada en el Pleno señaló que la agricultura siempre ha producido los bienes públicos, designados como "bienes públicos de primera generación." La Cámara ha insistido en la seguridad y la seguridad alimentaria, así como un alto valor nutricional de los productos agrícolas, que debería seguir siendo el objetivo principal de la política agrícola común, lo que representa la esencia de la PAC.

No obstante, el bien público más reciente, los de "segunda generación": el medio ambiente, la ordenación del territorio o el bienestar animal, que también son objetivos de la PAC deben ser considerados bienes complementarios de la primera generación, pero en ningún caso deben sustituir a los bienes llamados de primera generación.


Una política en busca de calidad


El informe insiste en que la política debe fortalecer la calidad de los alimentos para ser crucial para mejorar la competitividad del sector. La identificación geográfica (IGP, DOP, ETG) del origen del producto debe mejorar mediante la protección y promoción de los instrumentos para que la UE pueda mantener su liderazgo en esta área, en concreto, se ha propuesto que se permita a estos productos de calidad, la aplicación de los instrumentos originales de la gestión, protección y promoción.

Reducción de la burocracia


Una política simple y común: los diputados consideran que la nueva PAC debe ser sencilla de utilizar y transparente, y debería reducir el papeleo y las cargas administrativas hacia los agricultores, en particular para las pequeñas explotaciones. Recomiendan adoptar gradualmente una norma de concesión que establezca metas y objetivos a alcanzar y dejar a los agricultores el derecho a elegir sus propios sistemas operacionales para conseguir estos objetivos y metas. El sistema podría funcionar a partir de convenios de cumplimiento, contratos y pagos permanentes simples. Particularmente en el caso de la condicionalidad se ha pedido que reduzca la carga administrativa de los agricultores mediante la implementación de una aplicación simplificada de los requisitos de condicionalidad

Una red de seguridad para los precios


Teniendo en cuenta la evolución del mercado y en particular la extrema volatilidad de los precios y las crisis posteriores, exige la creación de una red de seguridad. Esta incluiría el almacenamiento público y privado y la intervención, apoyada por instrumentos diseñados específicamente para aumentar la estabilidad de precios. También proponen nuevas medidas, como la creación de una póliza de seguros de las cosechas de riesgo para hacer frente a condiciones climáticas extremas.


Nuevos criterios para un sistema de pagos justo: Reducción de las diferencias entre Estados miembros de la Unión Europea


El informe aprobado recoge que el principio rector de la reforma de la PAC debe ser la «distribución equitativa de los fondos entre los agricultores de la UE», con el fin de «respetar la diversidad de la agricultura». El Parlamento pide criterios más objetivos para reducir las disparidades en los pagos directos, y considera que el actual "base hectárea» es insuficiente y no logra reducir las desigualdades entre los Estados miembros. A su vez establece que el nivel de ayudas directas se mantendrá, para evitar consecuencias negativas para los agricultores y consumidores.

Desarrollo rural: un aspecto esencial

La Eurocámara insiste en que la actual estructura de la PAC basada en dos pilares, apoyo a la producción y al desarrollo rural, debe mantenerse. El desarrollo rural debe seguir siendo un objetivo esencial del futuro de la PAC para contrarrestar el abandono de la tierra, garantizar la supervivencia de la agricultura de la UE y promover el crecimiento ecológico. Según el informe, el sector agrícola necesita atraer con urgencia a jóvenes y mujeres. Para ello sugiere la creación de préstamos que permitan hacer frente a elevados costes iniciales y superar las dificultades existentes para acceder a crédito.

Se señala que la PAC «verde» no ha logrado hasta el momento compensar a los agricultores obligados a proteger el medio ambiente y otros bienes públicos. La cámara cree que el crecimiento verde debe estar en el centro de una estrategia de desarrollo rural centrada en la creación de puestos de trabajo a través de:

  • El desarrollo de instrumentos locales, como la dinámica local de ventas, la transformación en el ámbito local y el apoyo a proyectos que impliquen a todos los actores de la cadena agroalimentaria en el ámbito local.
  • El desarrollo de la biomasa, los residuos biológicos, el biogás y la producción de energía renovable a pequeña escala, para fomentar la producción de biocombustibles a partir de la segunda generación de agromaterials y productos químicos "verdes".
  • La inversión en la modernización y la innovación y las nuevas tecnologías en la investigación y desarrollo para la adaptación al cambio climático y su mitigación.
  • Formación y orientación a los agricultores para la aplicación de las nuevas tecnologías y la asistencia a los jóvenes agricultores se integra el sector.



ARTÍCULO PUBLICADO EN LA DRECERA. núm. 122. Julio - Agosto 2010

Informativo Agrario del Instiut Agricola.