Firmado el Convenio Agropecuario para los años 2010-2011

La negociación se ha visto en todo momento marcada por el actual contexto de crisis económica y en particular sobre la necesidad real de ganar competitividad y reducir costes ante una coyuntura donde a menudo la empresa agraria supone el eslabón más débil de la cadena de valor agroalimentaria y sobre la que finalmente recae el ajuste del precio final. Además el sector vive con preocupación factores externos que afectarán en los próximos años de forma decisiva la competitividad en el sector. Por un lado la eventual desaparición del Régimen Especial Agrario por cuenta ajena y, por otro, el futuro de la política agraria comunitaria a partir de 2013. Ambos procesos implicarán un esfuerzo importante en materia de contención salarial, modernización y concentración del sector si no se quiere perder en competitividad.

Principales acuerdos y novedades:


Con el fin de dar un marco de estabilidad se ha renovado un compromiso por 2 años (el pasado convenio fue el primero que así sucedía), con el objetivo de hacer más predecibles los costes asociados a la mano de obra y otros regulados por el convenio (seguro obligatorio, etc.)

La vigencia de este convenio, independientemente de la fecha de publicación en el DOGC, será del 1 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2011.

En el capítulo de retribuciones cabe decir que la negociación ha sido intensa partiendo de posiciones iniciales bastante alejadas que para el caso de la patronal partían de la congelación salarial. Finalmente ha sido posible un acuerdo con contrapartidas que a continuación reproducimos.

Se acordó un incremento salarial del 1% para el 2010 un 1% para el 2011, este acuerdo supone desvincular el incremento salarial de la evolución prevista del Índice de Precios al Consumo (IPC), lo que permitirá no incrementar por encima del 1% la retribución de 2011 aunque el IPC quede por encima.

En cuanto al coste asociado a las dietas y kilometraje únicamente se ha actualizado el coste correspondiente al desayuno. El personal que salga de su residencia habitual por necesidades propias del servicio tendrá derecho a percibir dietas, en la siguiente cuantía: Desayuno: 5€ - Comida: 10€ - Cena: 10€ - Dormir: 30€ - Kilometraje coche propio: 12,19€

En relación al seguro obligatorio de muerte o invalidez por accidente de trabajo, se ha convenido sintetizar y adecuar los conceptos e importes con el fin de dar las suficientes garantías tanto al trabajador como al empresario, así las empresas afectadas por la ámbito de este convenio suscribirán para sus trabajadores una póliza de seguro por muerte o invalidez por accidente de trabajo con la cantidad de cobertura de: 18.000 €.

Ha sido necesario especificar más el ámbito funcional del convenio al surgir problemas con empresas en los ámbitos territoriales fronterizos con otras comunidades autónomas en relación al convenio de aplicación.

En cuanto al ámbito laboral relativo a la ropa de trabajo, personal temporero y condiciones de alojamiento y manutención del personal interno, eventual y de temporada, ha alcanzado los siguientes acuerdos vinculados a contrapartidas ya explicadas de la negociación colectiva.

Ropa de trabajo:
Las empresas facilitarán a sus trabajadores ropa de trabajo adecuada, en la proporción: 2 equipos de verano y 2 de invierno para cada anualidad. Se ha actualizado, anteriormente se correspondía a 1 equipo de verano y 1 de invierno, con la obligación de facilitar los equipos adicionales si ésta se estropeaba.

Personal temporero:
Tienen esta consideración los trabajadores contratados por un mismo empresario para una o varias tareas agrarias o periodos de tiempo previamente determinados. Se presumirá que los contratos realizados al amparo de este artículo tienen carácter eventual y deberán dar de alta el primer día de trabajo. Este redactado recoge lo que ya indica la legislación laboral vigente.

Condiciones de alojamiento y manutención y del personal interno, eventual y de temporada
: Se introduce el siguiente: "El nacimiento de este derecho es para aquellos trabajadores que su domicilio habitual sea a más de 75km. del trabajo. "Este redactado niega este derecho a aquellos trabajadores que el domicilio habitual esté por debajo de los 75 km, aunque el empresario también les puede ofrecer. En todo caso hay que tener presente que según el convenio y con carácter normativo, en el caso de que el empresario facilite el alojamiento, el derecho de uso del trabajador se limitará a la duración del contrato, sólo ampliable a los 3 días siguientes a la fecha de finalización de común acuerdo previa liquidación de salarios y mediación del delegado del sector. En caso de no abandonar el alojamiento en el plazo señalado el empresario podrá descontar de las cantidades pendientes de abono un día de salario por cada día de incumplimiento, con un máximo de 7 días.

Dadas las especiales circunstancias que concurren en el personal llamado "mozo", éste se regirá por las mismas normas que el personal fijo, si bien su retribución será reducida en un 15% en concepto de manutención y otro 10% en concepto por alojamiento , según proceda, en aquellos casos en que las empresas así lo faciliten. En estos supuestos, se observarán las condiciones de habitabilidad e higiene que deben reunir las viviendas, como agua, luz y ventilación directa, servicios de cocina e higiénicos; estarán aisladas de establos, cuadras y vertederos, sus paredes estarán cubiertas de baldosas, cal o cemento y el suelo con baldosas de cerámica o material sólido, susceptibles de limpieza. Iguales mínimos deberán reunir los dormitorios de los trabajadores eventuales y temporeros cuando sean ofrecidos por los empleadores como complemento o formando parte de su salario. En caso de haber trabajadores de diferente sexo, habrá dormitorios y servicios separados absolutamente independientes unos de otros.

En conclusión, la negociación en términos globales supone un avance en la reducción y estandarización de costes en particular los laborales, que se desvinculan del IPC a pesar de que el Convenio Agropecuario NO TIENE cláusula de revisión salarial. Cabe recordar que el Convenio Agropecuario ya hace unos años que incorpora para las empresas en dificultades una "cláusula de salvaguarda" que permite no aplicar los incrementos en determinadas condiciones cuando la empresa se encuentra en dificultades y lo puede acreditar.

 

Artículo publicado en La Drecera núm 122. Julio- Agosto 2010.

Informativo Agrario del Institut Agrícola.