Admitida a trámite la petición presentada por el INSTITUT AGRÍCOLA al Parlamento Europeo pidiendo información respecto de la financiación dada por la Unión Europea al Proyecto del canal Segarra-Garrigues

Tal y como hemos dicho en reiteradas ocasiones, el Proyecto del Canal Segarra Garrigues se ha visto de repente descabezado por la aplicación-e interpretación-abusiva de la normativa europea, proteccionista de las aves, por parte de nuestra Administración. Sin duda estábamos ante uno de los proyectos más ambiciosos de regadío, convirtiéndose en un gran motor de transformación económica y social de las tierras de la Plana de Lleida.

 

Sin embargo, hoy por hoy los espacios agrarios casi se han convertido en territorio inútil, sin posibilidad de un aprovechamiento agrario, sobre todo en proporción a los gastos y esperanzas invertidas. De las 70.150 hectáreas regables según el Proyecto inicial, más de la mitad -42.500 hectáreas-están actualmente protegidas. Y de momento, según las medidas previstas en el Plan Especial y el Plan de Gestión del medio natural y del paisaje de estos espacios, el riego está totalmente prohibido, con unas excepciones muy concretas.

 

El Institut Agrícola creyó oportuno utilizar todos los instrumentos a su alcance para luchar por una infraestructura que tenía por objeto contribuir a la modernización, mejora y el impulso de la actividad agrícola en el territorio. Uno fue interponer varios recursos contencioso-administrativos ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, contra los diversos Acuerdos de Gobierno paulatinamente ampliaron los espacios protegidos. Otro fue presentar, el 4 de febrero de 2011, una petición al Parlamento Europeo pidiendo información respecto qué financiación europea ha habido por las obras del Proyecto del canal Segarra Garrigues.

 

En caso afirmativo, no entenderíamos que la reducción tan considerable de la zona regable proyectada, acordada unilateralmente por Cataluña, se pueda haber llevado a cabo, además, con financiación de la Unión Europea. En este supuesto sería incongruente que previamente se facilite dinero para construir y desarrollar un proyecto de regadío de interés general y muy positivo para la economía de la zona, y posteriormente se permita su recorte, en más de la mitad de la superficie proyectada como de regadío. No tendría ninguna lógica, y menos en la actual situación económica, social y política de contención del gasto público. Todo esto podría representar un caso de malversación de dinero público-comunitario-, por dispendio de presupuesto comunitario para una obra que pierde su efectividad en buena parte del proyecto, por una decisión gubernamental.

 

Al menos, quisimos hacer esta Petición para salir de dudas. Y demás, si realmente el Proyecto hubiera financiado con fondos europeo, evidenció de manera suficientemente clara la crisis de actitudes y de valores de Europa, afectando a la sociedad ya los intereses más legítimos de los individuos y de las actividades económicas que se 'desarrollan, o podrían desarrollar en él.

 

Ahora la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo lo ha admitido a trámite, prosiguiendo su procedimiento. A dichos efectos, ya se ha solicitado a la Comisión Europea que inicie una investigación sobre las cuestiones planteadas por el INSTITUT AGRÍCOLA. Ahora sí, poco a poco, iremos desgranando toda la información de este desbarajuste político y sacar todo el intríngulis. Esté seguro de que seremos los primeros en descubrirlo.


Artículo publicado en la Drecera 128. Julio - Agosto 2011
INFORMATIVO AGRARIO DEL INSTITUT AGRÍCOLA