El Parlamento Europeo sigue investigando la financiación y la ejecución del Canal Segarra-Garrigues a resultas de la petición hecha por el instituto agrícola

 


El Parlamento Europeo, por carta de 14 de mayo de 2012-que anexamos a este artículo-, prosiguiendo con la investigación de la financiación y ejecución del Proyecto del Canal Segarra-Garrigues, nos ha pedido que aportemos ejemplos del desbarajuste e incertidumbre de todo.

 

Una vez debatida nuestra petición a la Comisión de Peticiones de 19 de marzo de 2012-como ya os informamos en la "Drecera" anterior-, el Parlamento Europeo está concienciado de encontrar las responsabilidades e informaciones adecuadas para aclarar cómo se ha ido proyectando y ejecutando el referido proyecto de regadío.

 

Evidentemente, el INSTITUT AGRÍCOLA, para defender los derechos de los agricultores y empresarios agrícolas, ya se ha puesto en marcha para dar respuesta a lo que nos piden.

 

En primer lugar, le hemos manifestado que no estamos en desacuerdo con el otro proyecto denominado "Abastecimiento en alta desde el Canal Segarra-Garrigues". Proyecto por el que se pretende abastecer a 43 municipios de las comarcas de L'Anoia, La Conca de Barberà, La Segarra y el Urgell, a partir del agua procedente del proyecto de regadío del Canal Segarra-Garrigues. Lo que no aceptamos es que esta derivación y cambio de uso del agua ─ pasando de agrícola a urbano ─ venga a resultas de que más de 42.000 hectáreas se queden sin.

 

De momento el "Plan Especial de protección del medio natural y del paisaje de los espacios naturales protegidos de la Plana de Lleida y el Plan de gestión de estos espacios" ─ del que ya nos hemos ido haciendo eco en anteriores artículos ─ prohíbe el riego en los espacios de la "Red Natura 2000" incluidos en el Canal Segarra-Garrigues. Restricción ésta que ni la Comisión Europea ni el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ─ en las dos sentencias que afectan el Canal Segarra-Garrigues ─ han impuesto ni citado.

 

También se ha querido insistir en que el Gobierno catalán no ha "hecho los deberes". Desde hace años ─ al menos desde la Declaración de Impacto Ambiental del Proyecto de septiembre de 2002 ─ manifiesta que realizará unos estudios técnicos para ver la posibilidad y compatibilidad de la puesta en regadío de los espacios protegidos frente al mantenimiento de las aves. Prueba esto la poca sensibilidad para encontrar una solución al problema, dejando a su suerte a los agricultores, que anhelaban recibir un riego que está previsto, proyectado y, parcialmente, ya es realidad. Hemos entendido adecuado, pues, manifestar también al Parlamento Europeo la situación creada y que se ha de compeler al Gobierno para que actúe y defina de una vez por todas las zonas que recibirán agua y cuáles no. Siempre, claro, con un fundamento científico y técnico plenamente justificado.

 

Otro de los puntos que hemos querido clarificar ante el Parlamento Europeo es el hecho de que el argumento de la Comisión Europea ─ Informe de 26 de octubre de 2010 ─ y del propio Gobierno catalán, que hay dos proyectos diferentes ─ el del regadío del Canal Segarra-Garrigues y el de abastecimiento a poblaciones desde el Canal Segarra-Garrigues ─, no es cierto. Desde un buen principio ─ por los vuelos del año 2006 ─ ha quedado claro en todos los documentos oficiales y convenios firmados entre entes y Administraciones Públicas, que la derivación para abastecer a poblaciones sale del propio Canal Segarra-Garrigues ─ concretamente del punto kilométrico 21. Por lo tanto la suerte de uno debe seguir por el otro. El Parlamento Europeo debe velar para que esta variación de una parte del caudal concedido, para destinarlo a otro uso distinto del primigenio, no se haga lesionando los derechos fundamentales de los regantes, perdiendo parte del volumen destinado a riego agrícola.

 

Finalmente también hemos recordado que el referido proyecto de abastecimiento a la población recibirá una ayuda de 15,5 millones de euros. Por tanto, el Parlamento Europeo debe fiscalizar el destino de este dinero y el ajuste a Derecho de su concesión. En especial para tener claro a qué proyecto se ha concedido y si no se está favoreciendo el trasvase de caudales de un uso inicial a uno final que no era el previsto.

 

En resumen, reiteramos al Parlamento Europeo que:

 

• El Proyecto de abastecimiento a las poblaciones, desde el Canal Segarra-Garrigues, es una derivación del proyecto de regadío del Canal Segarra-Garrigues. Ambos comparten la misma infraestructura básica (embalse de Rialb y red de distribución principal).

 

• El Proyecto de abastecimiento a las poblaciones surge cuando se implanta la "Red Natura 2000" en el ámbito del Canal Segarra-Garrigues.

 

• El Proyecto de abastecimiento a las poblaciones recibirá financiación europea -15,5 millones de euros.

 

• El Plan Especial de gestión de los espacios protegidos del Canal Segarra-Garrigues establece la prohibición de riego en los mismos. Esto puede afectar a una superficie de más de 42.000 hectáreas, afectando directamente los derechos de los regantes y sus actividades económicas.

 

• No se han llevado a cabo estudios para analizar la compatibilidad del riego agrícola con la protección de las aves.

Ante todo esto, el INSTITUT  AGRÍCOLA insiste para que el Parlamento Europeo siga la investigación que le pidieron, respecto de la justificación, financiación y legalidad del proyecto de abastecimiento a las poblaciones desde el Canal Segarra-Garrigues, así como la exigencia para que el Gobierno de Cataluña lleve a cabo los estudios de compatibilidad del riego en las zonas protegidas para no perjudicar a los agricultores. O, en su caso, establecer las compensaciones y responsabilidades adecuadas, dada la afectación directa de los derechos fundamentales de los agricultores de recibir agua de riego del proyecto inicial del Canal Segarra-Garrigues.

Como es propio, os seguiremos informando de la evolución y del debate que se genere. Estamos dispuestos a llegar al fondo de todo ello. No podemos dejar de hacerlo, y más cuando hay en juego la viabilidad de muchas empresas agrarias catalanas.

 

Artículo publicado en la Drecera 133. Mayo – Junio 2012

Revista de la Patronal Agraria de Cataluña