EMPRESARIOS PARA EL SIGLO XXI

 

Seguimos llegando tarde. Hoy, a noviembre de 2012, seguimos necesitando formar unos cuadros empresariales agrarios que no tenemos. Como el conejo de "Alicia en el País de las Maravillas" seguimos corriendo asustados y fuera de tiempo sin encontrar ningún camino. Cataluña, la región donde radican las grandes escuelas económicas y empresariales del mundo mundial, sigue sin tener puñetera idea de la prioridad del tema, sigue sin identificar su necesidad y, aún menos, resulta bastante dudosa hoy su capacidad para saber localizar aquellos formadores, aquellos escasos y autodidactas "paleo-empresarios" que ayuden a encaminar el tema y proyecto. Será más que difícil, tan lejos como estamos. Por otra parte, en los orfanatos ponentinos de la Ingeniería Agronómica siguen trabajando ciegamente en la sala de partos, donde no paran de nacer técnicos -ahora menos- sin padre ni madre posibles, huérfanos de encontrar proyectos con cabeza y pies donde encajar. Unos proyectos liderados con fundamento por empresarios formados, aún hoy, inexistentes.

 

Cada tiempo y cada espacio piden sus empresarios y, éstos, se consiguen -o no! -. Si revisamos el siglo XX veremos cómo nuestra casa, en el inicio, tenía bien claro, sabía qué perfil necesitaba. Este seis de noviembre celebramos en el Palau de la Generalitat -casi a puerta cerrada y en boca pequeña-, el 150 aniversario del nacimiento del empresario agrario y agroalimentario Manuel Raventós i Domènechpresidente del Instituto Agrícola de 1907 al 1910. ¿Es que acaso estamos avergonzados en Cataluña de nuestros empresarios agrarios y agroalimentarios? Porque cuando conviene y, por cualquier cosa, en este país "la sabemos montar bien grande". Vayamos algo más lejos con la cuestión... ¿Alguien sabe quién fue el maestro caudal de esta figura agraria emprendedora en el Penedès y Cataluña? Os informamos que el 11 de diciembre y en nuestra sede, presentaremos el libro de "El Castell del Remei", referente empresarial agrario para la España de finales del XIX y primer tercio del XX. Ignasi Girona Vilanova, fue su líder. En vida, el indiscutible primer empresario agroalimentario español de referencia y con diferencia. Licenciado en ciencias exactas y físicas, ingeniero industrial por la UB y primer licenciado peninsular del prestigioso Instituto Nacional Agronomique de París. Impulsor y fundador de toda la estructura financiera, empresarial, técnica y educativa agraria española y catalana hasta el 1923. Así pues, nos permitimos remachar el clavo y nos damos una segunda oportunidad en la sede del Instituto Agrícola para poder pensar y hablar de cómo enderezar un futuro para desgarbado factor humano emprendedor de este país, especialmente en cuanto a la agricultura.

 

Más de una vez habíamos oído decir al agrónomo Emilio Gòdia: "Lo mejor que le puede pasar a un empresario es poseer el don de la oportunidad" Muchos éramos los jóvenes que entonces no entendíamos el sentido profundo de esa frase, los que considerábamos aquello como una rareza más de aquel extemporáneo prohombre de la agricultura española. ¿Que tenía aquello de científico y empresarial, que tenía aquello de necesario? Hoy muy poca gente sabe y mucho menos lo valora, que en la época de Platón, la técnica de los chinos, en no pocos órdenes, era incomparablemente superior a la de los griegos, entonces más dedicados a la filosofía que a otra cosa. Europa ha sabido llegar donde ha llegado, pero... ¿alguien sabe hacia dónde vamos a partir de hoy?

 

Editorial La Drecera 136. Noviembre - Diciembre 2012

Revista de la Patronal Agrària de Cataluña

Editoriales anteriores: