Unas sugerencias al PLAN HIDROLÓGICO CATALÁN

 

El Plan de Gestión (PdG) del Distrito de Cuenca Fluvial de Cataluña y su Programa de Medidas (PDM) a exposición pública


Recientemente, a instancias del Parlamento de Cataluña, se ha alargado el periodo de exposición pública de la versión catalana del PLAN HIDROLÓGICO hasta el próximo 23 de julio de 2010. Más allá de algunos aspectos "estéticos" para dar respuesta a determinadas inquietudes, hay que saber que desde el punto de vista agrario y de las actividades económicas en general, que giran alrededor del agua, hay numerosos puntos oscuros que habría que aclarar dado su impacto económico y que sin duda pueden ser objeto de alegación y consulta por parte de cualquiera que se pueda creer afectado.

Citemos alguno de estos aspectos:

  1. Se contempla la consolidación de la figura del "caudal de mantenimiento", sin haberse llegado a una metodología estandard ni común por el conjunto de cuencas hidrográficas, lo que puede provocar diferenciales de competitividad entre empresas. La metodología utilizada para su determinación está hecha a medida (la propia Agencia Catalana del Agua ha determinado qué metodologías utilizará, cómo y cuándo para determinar el caudal en cada tramo de río), haciendo que para buena parte de los tramos de río equivalga a cerca del 30% del caudal circulante, mientras que en otras cuencas son sustancialmente inferiores.
  2. Los "caudales de mantenimiento" se deben dejar en el río sin indemnización para los que ven "vaciarse" sus concesiones. Se pretende consolidar la figura dentro de la planificación hidrológica para que sea de obligado cumplimiento y con carácter de restricción previa no indemnizable. Este es un punto bastante discutible, y de hecho no hay una posición común entre los catedráticos en derecho de todo el estado español, tal y como se ha podido comprobar en el último Congreso Nacional de Comunidades de Regantes.
  3. No se indica la prelación de usos existente en caso de situación de sequía y sin remite a los instrumentos de gestión de la sequía. 
  4. La memoria de impacto económico de las medidas contempladas es casi inexistente, y no hay una fuente de financiación clara por el conjunto de actuaciones que se prevén dada la situación económica de la propia agencia del agua (con un endeudamiento inasumible). 
  5. Es necesario que como mínimo se adecuen los plazos concesionales en función de los usos previstos, y en particular de la necesidad de amortizar la inversión prevista. Actualmente la propuesta pretende limitar las concesiones a un máximo de 15 años que es insuficiente para garantizar la continuidad de un proyecto empresarial, especialmente en el ámbito agro-ganadero y forestal muy ligado a una base territorial de difícil deslocalización y con un diferencial de adquisición importante en función de si tiene o no agua. Lo mejor sería que se dejara este aspecto normativo como estaba ya que también será un factor relevante a la hora de decidir en qué punto de la geografía ubican determinadas inversiones. 
  6. Es necesario que se respeten los plazos concesionales vigentes (de hasta 75 años) y no aprovechar para revisarla en función de las previsiones del Plan de distrito de cuenca fluvial de Cataluña dado lo establecido en el artículo 65.1.c del Real Decreto Legislativo 1/2001 de aguas, que valida la revisión de las concesiones a fin de adaptarlas en lo que prevé la adecuación a los Planes Hidrológicos. 
  7. Se designan Zonas Protegidas mucho más allá de lo exigido por la Directiva Marco del Agua (Anexo XV del Plan) que conllevan obligaciones y objetivos ambientales de obligado cumplimiento de acuerdo con la normativa comunitaria. Sin embargo no está claro cómo se financiará su mantenimiento, control y seguimiento de su estado, ni si habrá indemnizar a particulares para alcanzar los niveles ambientales óptimos en estas áreas, esto es contrastable en observar el sobredimensionamiento tecniceconòmic del programa de seguimiento y control (capítulo 6 del Plan) en relación a los aprobados con otras cuencas hidrográficas.

 

ARTICULO PUBLICADO EN LA DRECERA. núm. 121. Mayo - Junio 2010
Informativo Agrario del Instiut Agricola.