La estrategia estatal para la mejora de los regadíos


Recientemente el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino ha sometido ha información publica el proyecto de Real Decreto por el que se aprueba la Estrategia Nacional para la Modernización Sostenible de los Regadíos, horizonte 2015.

En este ámbito el Institut Agrícola junto con Fomento del Trabajo y CEOE han presentado comentarios y observaciones al texto presentado, dado que a nuestro entender lesionaba gravemente los intereses ya no de los agricultores catalanes (especialmente en la demarcación de la cuenca del Ebro) sino que en su conjunto representaba un notable incremento de la inseguridad jurídica de las concesiones de los regantes, que en un momento dado podían acabar invirtiendo un dinero para ahorrar un agua a cambio de nada.

La estrategia plantea cuantiosas inversiones en todo el estado español con el objetivo de ahorrar hectómetros de agua, a los que se les dará un nuevo destino, que por supuesto queda por indicar y que ni siquiera tiene porqué estar dentro de Cataluña en el caso de los ahorros producidos en la cuenca del Segre.

A continuación les detallamos los principales inquietudes que se han planteado, y los capítulos de inversiones previstos.

El destino de los ahorros de agua

La propuesta de Real Decreto plantea el hecho de que los ahorros resultantes de la modernización del regadío vayan destinados primeramente al propio regadío (si es que estaba falto) y que el resto quede a disposición del organismo de cuenca para su distribución.

Esto quiere decir que un ahorro producido en el canal de Pinyana o en el canal d'Urgell no tiene porqué repercutir en una mejora de la disponibilidad de agua para los regadíos de Lleida, sino que en un momento dado puede servir para que la Confederación Hidrográfica del Ebro asigne según convenga estas aguas sea o no en Cataluña.

Teniendo en cuenta las demandas de empleo que ya tenemos en Cataluña, en este caso por que tiene que ver con el regadío del Segarra-Garrigues muy especialmente, desde el INSTITUT se ha insistido para que se priorice la cobertura de las demandas de regadío de la subcuenca donde se genera el ahorro, que aún queden por cubrir a pesar de disponer de proyectos aprobados.

Asimismo entendemos que hay que decir que si el coste de las obras necesarias para el ahorro de agua son asumidas totalmente o en parte por la comunidad de regantes (que quizás de otra forma no tendría necesidad), es necesario que la comunidad de regantes preserve los derechos concesionales sobre los caudales de agua ahorrados, de forma que los pueda ceder temporal o permanentemente a través de un centro de intercambio de usos de agua y así amortizar la inversión realizada.

Las actuaciones ambientales

Las actuaciones ambientales previstas en el Real Decreto, además de dar cumplimiento a las previsiones de la evaluación de impacto ambiental, también prevén actuaciones encaminadas a proteger y mejorar el estado de los ecosistemas asociados incorporando medidas como la recuperación de bandas de terrenos en los márgenes y la revegetación de los mismos.

Desde el INSTITUT se ha incidido en que cualquiera de estas medidas debe ser compatible con el máximo ahorro de agua durante el transporte (dado que este fue uno de los motivos de la retirada de la vegetación alrededor canales de riego), al tiempo que caso que sea necesario recuperar bandas de terreno, será necesario que se hagan las oportunas expropiaciones, deslindes, etc. Asimismo, será necesario que la administración hidráulica que promueve la recuperación de determinados ecosistemas se dote de los seguros de responsabilidad civil pertinentes a efectos de prever los daños que sobre los cultivos ya las vías de circulación se puedan generar producto de una excesiva proliferación de la fauna.

La eficiencia eléctrica

El Real Decreto hace un especial énfasis en la eficiencia eléctrica del regadío (que acabará influyendo en los costes finales de las empresas agrarias), por lo que pide la realización de proyectos complementarios para adjuntar al proyecto de modernización del regadío. El objetivo final es garantizar una mejor eficiencia eléctrica después del proyecto de mejora.

Desde el INSTITUT insistimos en que este análisis ha de incluir una comparativa de los costes antes y después de la mejora, y en que si el regadío incorpora la utilización de agua regenerada, desalobrada o desalada, hay que incorporar el coste energético para generar y poner en disposición de los regantes esta agua (incluso en caso de que no hubieran de cubrir el coste).
 

En financiación de las inversiones públicas

Se contemplan varias posibilidades, pero no se contemplaba la posibilidad de financiación desde la propia comunidad de regantes con la contrapartida de conservar los derechos concesionales sobre el caudal ahorrado.

Inversiones previstas hacia ahorros previstos

Se ha pedido al Ministerio que facilite los datos relativos a los ahorros previstos, si bien es cierto que por parte del INSTITUT estos datos no nos son desconocidos ya que en varias ocasiones han sido facilitados por la Agencia Catalana del Agua ( ACA). Lo cierto es que no siempre han sido coincidentes la ACA y el Ministerio en los ahorros potenciales (como vivimos en el último episodio de la sequía con amago de trasvase incluido). Por este motivo se ha pedido las cifras "oficiales" con que trabaja el Ministerio en relación a los ahorros previstos de agua, a fin de hacer una adecuada valoración de las inversiones previstas.

 

INVERSIONES INICIALMENTE PREVISTAS EN CATALUÑA

La Drecera. núm. 118. Noviembre-Diciembre 2009.

Informativo Agrario del Institut Agrícola.