6. LA SENSATEZ DE UN PRESIDENTE Y LA SERENA PROFESIONALIDAD DE UN SECRETARIO GENERAL. EL CORTE DEL “NOUCENTISME” AGRARIO CATALÁN, 1923 – 1939.


Destacar, de este periodo, el trabajo de un presidente sensato, el Barón de Esponellá, un hombre de una sensibilidad civil como hay pocos. Dirigió el Instituto Agrícola con resultados que no se pueden diluir en la conflictividad política y social del momento que le tocó vivir. Su muerte, de accidente de automóvil en el término de Balenyà, el 14 de junio de 1931, dejó al Instituto Agrícola huérfano de un gran y probado estratega del mundo agrario. Esta muerte y la del secretario general, Jaume Maspons i Camarasa, el año 1934, fueron uno de los hechos que explican la desorientación momentánea y la politización irreversible de la entidad hasta el 1939. A pesar de haber personas honradas y con altos conocimientos técnicos y económicos en la Junta, pudieron más las demagogias políticas externas y el hecho de no tocar de pies en el suelo, de un exceso de idealismo que chocó, finalmente, con la crueldad imperdonable de la sangre en las calles.

Carta al presidente Macià

Excmo. Sr.: El Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, que tiene por objetivo propugnar para la prosperidad social y económica de todos los estamentos de la agricultura, ha acatado siempre, desde su fundación en el año 1851, todos los gobiernos y ha procurado cooperar en la actuación de los Poderes constituidos.

Hoy, que por virtud del cambio de régimen en España, que también respeta y acata, se ha constituido el Gobierno de la Generalitat de Cataluña. El Instituto, fiel a su tradición y consecuente con su finalidad, tiene el honor de rendir a V.E. su homenaje de consideración y de ofrecerle su lealtad y sincera colaboración en todo lo que convenga a la salud de la Patria y, de manera especial, a los intereses de la Agricultura. Dios guarde a V.E. muchos años. Barcelona, 22 de abril de 1931 – El presidente, Barón de Esponellà, el secretario general, Jaume Maspons i Camarasa – Excmo. Sr. D. Francesc Macià, presidente del Gobierno de la Generalitat de Cataluña.

RESPUESTA:

Gobierno de la Generalitat de Cataluña. – Presidencia – Barcelona, 24 de abril de 1931 – Sr. Presidente del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro – Ciudad.- Distinguido señor: Me es grato regraciarle su afectuosa comunicación que me envía en ocasión de haberse constituido el Gobierno de la Generalitat de Cataluña. Confío que vuestra colaboración no ha de faltarnos y que contribuirán en todo momento al sustento del régimen que hemos implantado de acuerdo con el Gobierno de la República Federal Española. – Cordialmente vuestro, Francesc Macià.

Los representantes del Instituto visitan en el Palacio de la Generalitat, al consejero de Trabajo, que incluye actualmente Agricultura, señor Serra i Moret, conversando largo rato sobre los asuntos de este Departamento, intercambiándose palabras de consideración.

El 1927 Instituto organiza el IV Congreso Nacional de Riegos y Exposición anexa, con gran éxito. Asisten el Rey Alfonso XIII, el presidente del Gobierno y el ministro de Fomento. Se presentan proyectos elaborados y cartografiados como el del Canal Segarra-Garrigues.

El Instituto Agrícola promueve y hace realidad el Curso Internacional de Agricultura en el Palacio de la Agricultura de la Exposición Internacional de Barcelona el año 1928. Consigue la presencia de conferenciantes cualificados de todo el mundo.

El presidente, Jaume de Riba, junto con el secretario Jaume Maspons, promueven la adquisición del Palacio Fivaller. Ésta se hace efectiva el 25 de febrero de 1932 y el precio de compra fue de 230.000 pesetas en pagos aplazados. Fueron  Los compradores fueron socios del Instituto, que entregaron las cantidades de dinero necesarias, aportando, posteriormente, 230.000 pesetas más para obras de mejora y adquisición de mobiliario.



Poema inacabat (fragment)

(...) Si algú s’anava defensant
eren els homes de casa:
tenien hores fora. El pare (1)
no podia pas treballar:
uns quants dies per vigilar
la collita i uns quants pels comptes,
li deixaven molt d’any de sobres.
Prou va provar d’arrodonir
Les entrades. Va pensar fins
De nits. De lluny, va cursar ordres,
Els cursos se li van confondre,
I mesos més tard, es va aclarir
Que s’havia enganxat els dits.
Quiet per fi (l’ull de les dones
a sobre), matava les hores
tanmateix fora de la llar:
casino, cafè, sindicat
(vull dir Institut de San Isidre)
que el vigilessin, ell sabia
com era inútil: de diners
ja no en tenia de sobrers.
No crec que arribés a comprendre
Que mai no en va tenir: la terra
Li sedejava sempre una saó
D’invenció d’inversió.
Ell que dels guanys en deia estalvis,
Tenia l’esma o el desvari
D’ajudar fugues i transports
Del diner lluny del seu terròs.
No ve a tomb. Quan jo l’agafo
Ja no hi havia lloc a càlculs.
Tenia fills, carn de l’instint
Que el seu diner havia absorbit:
Calaven foc fugint la crema
I estudiaven tots carrera.
Tots ells diner desinvertit,
Desamortitzat i evadit.

(1)    El padre del poeta y lingüista de Reus, Gabriel Ferrater, Ricard, socio del Instituto –igual que su abuelo Gabriel, exportador de vinos- leyó la proclamación de la II República desde el balcón del Ayuntamiento de Reus. El truncamiento definitivo del “noucentisme” agrícola, en el año 1939, por el que había trabajado el Instituto y la desafortunada calificación posterior como Servicio Sindical para el Gobierno... dejó la entidad descolocada a pesar de que la Junta Directiva y su presidente, pidieron, al más alto nivel, su reubicación como asociación de empresarios y propietarios – lo que siempre había sido. Pero los esfuerzo fueron del todo infructuosos.