Avance de la propuesta del Plan Nacional de Reutilización de Aguas

 

Estos días está en exposición pública la versión preliminar del Plan Nacional de Reutilización de aguas, al que el Instituto Agrícola ha presentado alegaciones visto su contenido.

El ámbito de aplicación afecta únicamente a la Cuenca del Ebro y afluentes. En el resto, le afecta únicamente, si se tiene en cuenta que, un aumento del agua disponible podría ser motivo de discusión, en una hipotética transferencia entre cuencas, ya sea del agua sustituida o del agua reutilizada propiamente.

La reutilización de aguas consiste en aprovechar las aguas procedentes de depuradoras y que no han sido potabilizadas, para utilizarlas en otros usos (usos ambientales, lúdicos, agrarios, industriales...). La novedad está en que no se trata de aumentar el consumo de agua regenerada, (por ejemplo utilizándola para nuevos regadíos) sino que, la pretensión última del proyecto es la de recuperar concesiones de uso de agua limpia para el abastecimiento de población sustituyéndola por agua regenerada.

Lo cierto es que:

  • la calidad de las aguas, la seguridad jurídica de las concesiones,
  • las responsabilidades financieras derivadas de una contaminación,
  • la seguridad de suministro al depender de una infraestructura,
  • las medidas laborales a adoptar y
  • el impacto comercial que sobre los productos agrarios tiene la utilización de estas aguas dista mucho de ser equiparable.

Tampoco se establece, el modelo de financiación que fomente la reutilización, especialmente en el caso agrario, igualmente, tampoco se establece cómo se deben recuperar los costes, ni quién los paga, especialmente si el agua regenerada es más cara que la que ya tenemos.

 

Principales aspectos a considerar:

Responsabilidad Ambiental, Contaminación de suelos y Garantía Financiera Obligatoria:

  •  El nuevo Plan no contempla los problemas de la excesiva salinidad de estas aguas por el caso del riego agrícola. Particularmente, no prevé, el efecto acumulado de esta salinidad, que es susceptible de causar un daño medioambiental sobre el terreno, cultivos o acuífero.
  • La circunstancia más preocupante está en que descarga toda la responsabilidad, en relación a los eventuales contaminantes presentes en el agua, en el empresario agrario o comunidad de regantes, que la utilice. Lo que conforme prevé la ley 26/2007 de Responsabilidad Ambiental, podría derivar en la obligación de estos, de tener que constituir una "garantía financiera obligatoria" por los daños ambientales que se pueden causar.
  • Hay que establecer las condiciones, físico-químicas, que el operador de agua regenerada ha de suministrar al cliente (comunidad de regantes) en relación a los parámetros susceptibles de causar una contaminación ambiental por acumulación o lixiviación de sales en las capas superficiales freáticas, teniendo en cuenta los aspectos acumulativos.

 

Infraestructuras adicionales:

  • El Plan Nacional de Reutilización, establecerá tanto en las concesiones y / o autorizaciones ya existentes como en las nuevas, la necesidad de incorporar infraestructuras de eliminación del contenido excesivo de sales (plantas desalinizadoras, sistemas de ósmosis inversa, etc ...) así como de las infraestructuras necesarias para la evacuación de aguas salobres, para evitar una eventual contaminación de los suelos o acuíferos superficiales por acumulación de sales.

 

Afectación sobre los usos agrarios ya establecidos - Daños Comerciales:

Los niveles y calidades de un operador de agua regenerada, en relación a los usos agrarios (establecidos en el RD 1620/2007), implican que la sustitución conlleve limitaciones en los usos agrarios:

  • Se limita el cambio de cultivo, ya que, si el suministro corresponde a un tipo de calidad C o D, se impide un cambio de cultivo hacia una modalidad que requiera el tipo B.
  • El nuevo Plan no tiene en cuenta las producciones agrarias acogidas a sistemas de certificación ambientales o de calidad (agricultura ecológica y agricultura integrada, global-gap,...). Muchas certificaciones condicionan la obtención del certificado a que no se riegue con agua procedente de depuradoras.

 

Se detectan carencias en los Objetivos del Plan:

  • Se debe añadir "la mejora de las Garantías de abastecimiento para los usos ya concesionados".
  • Recordemos que el uso para el abastecimiento de la población sólo se restringe en caso de sequía y que usos recientes como los "caudales ambientales" representan restricciones previas a los otros usos. Vistos los antecedentes y la evolución de población, la presión sobre la demanda de recursos hídricos, de seguro aumentará. Hay pues que el agua regenerada garantice el abastecimiento de los usos actuales, antes de generar nuevas demandas de agua.

 

Falta de una valoración económica de las repercusiones de la "sustitución":

  • El valor patrimonial de una finca de regadío con concesión vigente (por ejemplo hasta el año 2035), no será el mismo al de una finca de regadío, con agua regenerada, con revisiones de las dotaciones de regadío sin establecer, y con posibles restricciones de tipo ambiental y laboral, derivadas de la normativa de aplicación ligada al uso del agua regenerada.
  • Se debe incluir un estudio económico del impacto de la medida en los diferentes contextos en que se puede integrar la "sustitución" de caudales e indemnizar la pérdida de valor.

 

Garantías de abastecimiento de agua - Responsabilidades por incumplimiento:

  • En el caso del agua regenerada, la concesión y el suministro dependerán de una infraestructura de un tercero. Este podrá ser un operador público, privado, mixta etc...
  • Es necesario delimitar las responsabilidades ligadas a una falta de suministro, cuando ésta no esté ligada a un déficit hídrico severo. Por citar ejemplos, supuestos tales como paradas o deficiencias en el suministro vinculados a accidentes industriales del operador, huelgas laborales, incumplimiento de calidades, cierre temporal o definitivo de la planta, etc.

 

El agua debe tener garantías sanitarias también en relación a los trabajadores agrarios. Responsabilidad del operador:

  •  Los niveles de calidad establecidos en el RD 1620/2007, se basan en si el agua entra o no en contacto con la producción, para definir la calidad del tipo de agua. Hay que contemple si puede entrar en contacto con el trabajador (riego por aspersión, por inundación, roturas etc ...)
  • El nuevo Plan no determina si es necesario o no la adopción de medidas singulares de prevención de riesgos laborales, en el caso de las personas que trabajan en contacto directo con el agua regenerada, (personal agrícola, jardinero, los operadores actuantes, operarios de control) ...

 

No quedan claramente establecidas las responsabilidades oportunas en caso de incidente laboral o de contaminación relacionado con el manejo y la calidad del agua:

  •  Hay que distinguir si la responsabilidad será del operador que suministra el agua o del usuario del agua (empresario agrario) y hasta donde se extiende la misma. El Plan Nacional de Reutilización dice que la responsabilidad del operador es hasta el punto de entrega del agua, pero, si no hay un almacenamiento posterior y sin la adición de sustancias químicas en el agua regenerada (o si estas no son determinantes en un eventual incidente), es necesario extender la responsabilidad del operador hasta el punto de utilización, al considerar que no se han previsto y alcanzado los niveles suficientes de calidad, que eran necesarios para el uso al cual se 'adscribe el agua, y en consecuencia, éste debe asumir las responsabilidades que se deriven.
  • La calidad exigible debe ser tal, que mantenga las propiedades de idoneidad para su manipulación y uso, en el ámbito agrícola, sin que ésta no pierda, ni sus propiedades sanitarias durante el período de trabajo (ya sea un riego de inundación por campos de arroz, o un cultivo con sistema de aspersión), ni sus propiedades físico-químicas en relación a la ausencia de contaminantes que puedan generar un daño ambiental y las actividades agrarias (exceso de sales, metales pesados en solución, contaminantes orgánicos etc ...)

 

No se han concretado los aspectos concesionales relevantes:

  • En el nuevo Plan no se concretan aspectos como la duración, seguridad jurídica, y responsabilidades (si la prelación de usos es igual a la del agua limpia). Si la renuncia a la concesión de agua limpia se convierte en definitiva (caso de sustitución de concesiones), cuál es la obligación de suministro por parte del operador de agua regenerada (depuradora)?, Y, por el caso de los regadíos, se complementarán primero los que tienen caudales deficitarios o se buscan nuevos clientes?.
  • También hay que concretar si los concesionarios de agua regenerada pueden ceder a terceros sus derechos concesionales, y de ser así, cómo y de qué manera, se articularía esta medida.

 

 

Artículo publicado en La Drecera 125. Enero - Febrero 2011
Informativo Agrario del INSTITUT AGRÍCOLA