EL CONTROL POR TELEDETECCIÓN. Es necesario?


Este mes de Septiembre el DAR ha hecho públicos los resultados de los controles por teledetección realizados este año en Lleida. La zona controlada por TELEDETECCIÓN se corresponde con un cuadrado de 30x30 km, que afecta a una superficie de 88.240 Ha, 32 municipios y 1.700 expedientes, en las comarcas del Segrià (1.195 exp.), Garrigues (446 exp.), Plan de Urgell (58 exp.) y Noguera (1 exp.). El área a inspeccionar se propuesta por la Comunidad Autónoma.

En principio en el control entran los expedientes que estén íntegramente en el ámbito de control y que no estén sometidos a procedimientos de concentración parcelaria (este último aspecto queda por confirmar).

Las tareas de control por teledetección las ha realizado la empresa TRAGSATEC, que entrega los resultados de los controles en el Departamento de Agricultura, Alimentación y Acción Rural, que será el encargado de gestionar las incidencias detectadas y, en su caso, derivarse en las oportunas penalizaciones.

El resultado ha sido que el 30% de los expedientes se les ha encontrado alguna incidencia y aunque queda todavía una última depuración por parte del DAR, se calcula que sobrepasará el 25% lo que implica hablar de cerca de 500 expedientes afectados.

Resulta, sin embargo, que buena parte de las incidencias detectadas se corresponden a inexactitudes de superficie (pequeñas diferencias como márgenes, anteras, etc.), Descuentos de superficies erróneamente incluidas como pequeños almacenes o barracas, o bien cambios en la consideración de superficie admisible (como la consideración como improductivos de caminos en el campo, anteras etc.).

Al contrario de lo que se podría pensar inicialmente, según el DAR, muchas de estas incidencias posiblemente tengan un escaso efecto recaudatorio, dado que el control se dirige únicamente a las ayudas directas (pago único, frutos secos ...).

En el caso de los expedientes ligados a pago único, hay que aventurar que el impacto económico se produciría en caso de que el declarante no pudiera cubrir la totalidad de los derechos asignados.

Incluso, en el caso de aquellas DUNS que hubieran declarado un cultivo de forma errónea (por ejemplo almendro en lugar de olivo), hay que tener en cuenta que hay que superar el 3% del total de superficie declarada para ser penalizable (con el 20% de la ayuda).

La Drecera - núm. 123 Septiembre - Octubre 2010.

Informativo Agrario del Institut Agrícola.

En segundo lugar, tendremos que hacer una pregunta que por obvia a menudo se olvida:

¿Cuál es el objeto del control?

Lejos de lo que podríamos pensar, no se trata de detectar los posibles fraudes (esto es una consecuencia), se trata de verificar la correcta aplicación de los fondos comunitarios y verificar que no hay malversación de caudales públicos.

Ahora conviene no escurrir el bulto y abordar con valentía las siguientes preguntas necesarias en esta reflexión.

¿Qué incremento de coste supone la teledetección en relación al control habitual (y que se
sigue haciendo en el resto de Cataluña)?

¿No es cierto que para detectar una mayoría de pequeñas incidencias hay que hacer una inversión desproporcionada en relación al incremento real de detección con repercusión presupuestaria?

¿Quién paga la factura del trabajo de TRAGSATEC? ¿Se recupera este coste con los resultados alcanzados?

Economía