EL INSTITUT AGRÍCOLA presenta alegaciones al Anteproyecto de Ley de la Función Inspectora y de Control y del Procedimiento y Régimen Sancionador en el Ámbito de la Administración Agraria

Una ley más que "garantiza el cumplimiento" de las leyes respectivas a nivel de Estado y del Parlamento Europeo. Como de costumbre, su deficiente y burda redacción, incluso con aspectos de dudosa constitucionalidad, hacen que el texto se convierta en una especie de sopa incomible. Un cajón de sastre que, además, advierte de agrandarse lo que haga falta y cuando haga falta.

Una Ley que agrede, directamente, los principios empresariales de libre competencia y mercado. Que facilita la discrecionalidad indirecta y encubierta en favor de grandes y multinacionales agroalimentarias.

Pone a discreción y resarcimiento administrativo aspectos que no convienen, que no le son propios a un Estado de derecho. Desde 1993, bastante ya ha inspeccionado la “Conselleria” de Agricultura, para ampliar aún más el ámbito, con personal habilitado y nombrado por el “Conseller”. De hecho, un cuerpo policial de Inspectores agroganaderos, si es necesario con porra, pistola y 4X4 todo terreno les haría perfecto. ¿Quizás hace mucho tiempo que envidian a los Agentes Rurales de Medio Ambiente?

Los servicios jurídicos del INSTITUT AGRÍCOLA han presentado varias alegaciones a este anteproyecto tan mal fraguado. Hoy, el Parlamento Europeo, aún sin Constitución de la Unión, a menudo no tiene demasiado en cuenta, ni parece que le importe demasiado, que sus normas puedan ser de fácil transposición, constitucional y normativa, a cada uno de los Estados miembros. De Bruselas hasta Cataluña, hay un largo camino que pasa por Madrid. Los  gobernantes catalanes siguen legislando con furor hasta lo impensable. Hay, en el fondo, una pasión de intervencionismo ciego. Con clara voluntad de controlar la economía en grado mayor que el mismo Estado y la propia Unión Europea. Esto es lo que ahora llaman "política de proximidad". Por estar más cerca hay bastantes más posibilidades de “apretar” al administrado.

¿Es así como se patentiza el poder autonómico catalán? Sus leyes, deben ser siempre bastante más estrictas que las de las otras comunidades. Queda así bien claro el "hecho diferencial catalán", que tanto nos realiza. Queda bien claro pues, como los políticos reconocen y solucionan nuestras "necesidades". Es precisamente por eso que, estos últimos años, todo nos va tan bien y estamos tan contentos con nuestros gobernantes y funcionarios.

En cuanto al ámbito agroganadero, además de las funciones inspectoras y de control, este anteproyecto, hoy por hoy, establece régimen sancionador en las siguientes materias: Protección y bienestar de los animales de renta. Gestión de las deyecciones ganaderas y gestión de otros fertilizantes. Explotaciones ganaderas y uso de los piensos y otras sustancias utilizados en la alimentación animal. Limpieza de grano para destinarlo a la siembra.

Podríamos desglosar punto por punto las materias sancionables, pero no es otro el afán de este escrito, de informarles genéricamente y no de forma exhaustiva. De hecho, en torno a las alegaciones presentadas, si son de su interés, el INSTITUT les puede hacer conocedores al detalle.

Como ejemplo, en cuanto a la Limpieza de grano para destinarlo a siembra, se llega a una restricción que, de la aprobación de esta norma, hace pensar en dificultades a la hora de proveerse y sembrar la propia semilla. Entonces la pregunta surge rápido: ¿Para qué un montaje de inspección y sanción como este? ¿Qué necesidad hay de todo esto? Hoy, en cultivos herbáceos, sembrar de propia cosecha es, en la mayoría de casos, porque no hay otra alternativa económica posible. No hay disposición fácil a comprar las semillas que ofrecen las empresas de obtención y selección. Son razones su elevado precio y también, en más ocasiones de lo deseable, la escasa calidad y rendimiento de la variedad de semilla adquirida. Sin embargo, renunciar hoy a una semilla competitiva es un riesgo elevado. Es también renunciar a un concepto empresarial de agricultura.

Si hoy las empresas de ingeniería genética estadounidenses, de obtención y selección de semillas, entraran con total libertad en Europa, las empresas europeas desaparecerían casi todas. Estas últimas décadas, muy pocas han sabido hacer los deberes de I+R+D que necesitaba y la mayoría hoy son sólo pagadoras de royalties de un material ya poco eficiente sino caduco. Tienen difícil mercado fuera de Europa y, al mismo tiempo, dentro de Europa no encuentran compradores suficientes.

Es en este contexto de inseguridad agroganadera y alimentaria a todos los niveles cuando, sospechosamente, entre otros, nace y entra en debate la prohibición de siembra y cultivo de organismos genéticamente modificados. Es en este contexto que se fomenta la legislación europea de inspección y sanción agroganadera y alimentaria.

El tufo de: "Crear un problema que te subvenciones", poco a poco, lo apesta todo. A los políticos y funcionarios, sobre todo los europeos, les encanta encontrar un problema para cada solución y los desespera aquel que genere solución a cada problema.

¿Por qué ponemos ahora tan en serio en cuestión cualquier tecnología al alcance, libres como somos individualmente de usarla o no, cuando ello la humanidad no lo ha hecho nunca?

Es así, aprovechando ocasión de riesgos tan inquietantes como el fuego o la pólvora, Watt o Benz, Mendel o Ramón y Cajal, que la humanidad se ha abierto camino, antes que desaparecer. "Somos lo que sembramos" queda bien como frase filosófica o como título para unas jornadas, pero hoy necesitamos soluciones eficientes, técnicas y empresariales, no sólo sentencias.


LA DRECERA. núm. 114. Marzo - Abril 2009
Informativo Agrario del Institut Agricola.

Economía