LIDERAZGO

"Si quieres cambiar el mundo empieza por ti mismo" Gandhi

Desde el realismo y la madurez, el liderazgo invita a levantarse por encima de miserias, miedos e inseguridades, convocando una causa noble, admirable y ambiciosa que hace necesario nuestro mejor yo.

¿Dónde reside la magia de aquellas personas que son capaces de llegar a las mentes y los corazones de los demás, influyendo positivamente sobre sus conductas?

¿Qué podemos aprender de Martin Luther King, de Václav Havel, de Vahl, de Gandhi  o de Mandela?

¿Cuáles son sus cualidades?

¿Inteligencia, capacidades de comunicar, habilidades negociadoras, conocimiento, experiencia, planificación, motivación, constancia...?

Sin desmerecer ninguna de las aptitudes anteriores la talla de un líder se mide por su apuesta decidida por el ser humano.

Las palabras del líder no llegan ni se legitiman, si no van acompañadas por la ejemplaridad del propio líder.

La calidad del diálogo que mantienes con el otro depende en gran medida de la profundidad, autenticidad y honestidad del diálogo que mantienes contigo mismo.

Si quieres cambiar el mundo empieza por ti mismo, repetía insistentemente Gandhi.

Desde dentro hacia fuera, este es el orden del viaje del líder y si se altera, la sociedad pierde dramáticamente.

En el discurso de los falsos líderes se observan demasiadas certezas, maniqueísmo o incluso odio, fruto de un análisis epidérmico de las relaciones humanas. Rechazar al otro y juzgarlo, resulta fácil y tentador, sus miserias nos brindan una excusa magnífica.

El desafío del liderazgo consiste en apelar a la grandeza y dignidad de cada ser humano,.

Esta opción radical es la del estadista Havel, prisionero de una farsa utópica llamada comunismo anima a todos a hacer de la política el arte de "lo imposible".

Paciencia, belleza, sinceridad, humildad, bondad, compañerismo optimista... palabras poco asociadas a la experiencia del liderazgo, pero que son imprescindibles para tender puentes hacia los otros.

No es tiempo de gestores de imagen, de caudillajes mesiánicos, de demagogos populistas, de embajadores de la violencia, de los expendedores de retos milagrosos, de revolucionarios colectivistas, de administradores de la burocracia ni de profesionales del poder. Es tiempo para lo mejor de cada uno de nosotros, y si tenemos coraje, es tiempo para la paz, la justicia y la libertad.

 

Revista de la Patronal Agraria de Cataluña

Editorial La Drecera 145. Mayo - Junio 2014

 

La Drecera 145. Portada

 

Editoriales anteriores: