AUTOESTIMA

La base fundamental para que el ser humano desarrolle al máximo sus capacidades es la autoestima. Es el punto de partida para el desarrollo positivo de las relaciones humanas, del aprendizaje, de la creatividad y de la responsabilidad personal.

La autoestima permite a las personas enfrentarse a la vida con más confianza, benevolencia y optimismo, y por tanto, conseguir más fácilmente sus objetivos.

Hablamos de autoestima como condición necesaria e imprescindible para recuperar la fe y la esperanza que nos permite salir del agujero negro en el que estábamos; hoy ya vemos la luz, el final de la oscuridad y es por eso que hablamos de autoestima, y no de arrogancia o de sobrevaloración.

No podemos consentir que nuestro fatalismo, nuestra propia pusil • laminitis y la ignorancia histórica que la alimenta, lo que nos convierte en rehenes de un pasado que no volverá nunca más, mientras el futuro se nos escapa.

Estamos al final de un largo episodio de dificultades que los ciudadanos han soportado con sacrificios y austeridad y esta actitud permite mirar el horizonte con más luz y claridad.

Es importante sin embargo, que esta recuperación, aunque débil, se revitalice y para conseguirlo, la autoestima es fundamental pero también la autocrítica y la racionalidad y eso indica que somos conscientes de que para conseguir los objetivos hace falta esfuerzo, sacrificio, humildad y generosidad.

La experiencia de lo vivido nos debe hacer abandonar el cortoplacismo y apostar por el duradero y la cordura. Cordura que es prudencia, cautela, discreción, precaución sabiduría, medida ... a la vez que renunciamos a la arrebato oa la falta de cordura que es la claudicación del espíritu de la medida ante el fanatismo.

El arrauxament es la base psicológica de las acciones subversivas, la justificación histórica de todo o nada, la negación del ideal de compromiso y pacto dictado por la cordura col • lectivo. El arrebato es el fin, el triunfo del populismo.

La persona con autoestima cree firmemente en valores y principios y está dispuesta a defender aunque tenga oposición; es capaz de obrar según su propio criterio aunque otros no les parezca bien; vive intensamente el presente y confía plenamente en su capacidad para resolver sus propios problemas.

De todas las trampas de la vida, la falta de autoestima es la peor, por lo tanto nunca nos hemos de convertir en víctimas no aceptando la definición de tu vida por lo que dicen los demás. Define a ti mismo, vive con integridad, respeto a los demás y sigue a tu corazón.

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos, vive intensamente. Ahora es el momento de aclarar que queremos ser cuando seamos mayores, tener claros nuestros valores en una sociedad pluralista y respuesta a las preguntas, en qué mundo quiero vivir o como quiero vivir en el mundo. Esto implica quela pregunta clave no es qué valores se deben transmitir sino como aprenden los valores.

Para valorar nuestra autoestima una frase de un pensador puede ser útil:

"Había un hombre tan pobre, tan pobre que sólo tenía dinero ..." 

 

Editorial La Drecera 143. Enero - Febrero 2014

Revista de la Patronal Agraria de Cataluña

Editoriales anteriores: