Conferencia del Presidente de la CEOE, Juan Rosell, en la Jornada

 

"LA CREACIÓN DE EMPLEO JUVENIL: FORMACIÓN Y DESARROLLO DE CAPACIDADES"

IESE Business School

Madrid, 2 de julio de 2014

 

Es un honor para mí estar aquí y compartir con todos vosotros una serie de impresiones sobre el empleo, la formación, sobre la creación y destrucción de empresas. Sobre cómo somos capaces de abordar ese problema que es el paro, un problema que no es sólo español, sino que también lo es globalmente, convirtiéndose realmente en la gran variable de nuestro tiempo.

 

La OIT dice que en este momento hay 200 millones de personas desempleadas; esas son las que se dicen oficialmente, sin contar con que las economías emergentes tienen mucha economía sumergida. Hace poco, en una reunión con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se comentaba que la economía sumergida mexicana estaba entre el 40-­50%, un dato tremendamente importante. Todavía es difícil saber datos oficiales mundiales; pero sí que se puede afirmar que cada vez hay más personas que saben que existen otros lugares en el mundo, y por eso existen los movimientos migratorios desde los países con un alto índice de pobreza hacia los países con rentas superiores.

 

Voy a poner sobre la mesa algunos datos sobre el PIB, sobre empleo, sobre desempleo, más que nada para poneros en situación y ver qué es lo que está pasando en España y en Europa, porque al final nosotros debemos mirar hacia Europa. Es tremendamente importante, y también los EEUU son decisivos para nosotros: Europa y EEUU conjuntamente representan casi el 50% del PIB mundial; en cambio, si sumamos su población no lo es tanto, porque EEUU tienen los 300 millones que tienen, y Europa alrededor de los 500, por tanto, representan cerca del 8% de la población mundial.

 

Para ceñirnos a este siglo, entre 2000-2013 la población europea ha crecido en 18 millones de personas: unos 19 en población, y en ocupados, 13 millones. Es decir, que ya no vamos siendo capaces en Europa de crear suficiente empleo como el incremento de la población. En Alemania en estos años ha decrecido la población un 1,6, y ha incrementado la población activa, de ahí que una de las características por la que no está creciendo el paro en estos países. Y también podríamos mencionar otros temas puntuales, como que en algunos países tienen mucho contrato a tiempo parcial: en el caso de Alemania un 26%, España tiene el 16%, o el caso de Holanda, con un 50%. "Holanda no tiene prácticamente paro", te dicen; no tienen paro porque estamos contando que el 50% que trabajan 2, 3 o 4 horas lo contabilizamos como un español que está trabajando 8 horas, y ese es un dato estadístico a tener en cuenta y valorarlo.

En este momento, Europa tiene 26 millones de parados, pero tiene 23 ó 24 millones de empresas. La gran solución es que las empresas, el sector privado es el que tiene que tirar del carro para que siga el crecimiento económico.

 

Hay muchas maneras de contar el paro. Intento explicarlo constantemente. En España, por un lado, tenemos la EPA, que es una encuesta, y por otra parte el registro del Ministerio de Empleo. Y entre una y otra hay una diferencia de un millón. La EPA en unos países la aplican de una manera y en otros la aplicamos de otra. Por ejemplo nosotros, que estamos aplicando toda una serie de características que otros países las apartan. En España en los últimos años de media se jubilaban cerca de 300.000 personas, y 120.000 o 130.000 eran prejubilados. Los prejubilados están considerados como parados, cuando realmente lo que están es en jubilación.

 

Y podríamos dar muchos más datos para ir cuadrándolos y comparándolos con el resto de países. Por ejemplo Francia. El dato oficial de paro es lo que ellos llaman la Pole d'Emploi Lettre, y registra a los que no han trabajado una hora durante el mes, de los que hay 3 millones 200, y que representa un 10,8%. Aparte de ello hay toda una serie de grupos también de parados que les llaman el B, C y D que, sumados todos ellos -trabajadores que han trabajado menos de 78 horas, más los que están en formación, más los que están en contrato de obra, más los que están en contrato de ayuda- sumarían 5 millones 300, y darían un resultado de paro en Francia del 18%. Y son datos públicos, pero realmente el que están utilizando es el que más les interesa, y nosotros no, nosotros utilizamos -yo diría- el que menos nos interesa, pero es el único que tenemos, y que es el dato con todo metido dentro.

 

En los EEUU pasa algo parecido: utilizan como dato oficial el U-3, que corresponde a las personas que no han trabajado la semana anterior teniéndola como referencia, y eso representa un 8% más o menos del niel de paro. Pero si añadiéramos otra serie de colectivos (marginados que no han trabajado nunca, que no tienen ya intención de trabajar y a pesar de ello están apuntados) podríamos llegar a lo que ellos llaman el U-6, y este representa el 14% de paro. Un dato que corrobora toda esta información que estoy dando: el número de empleados reales que había en EEUU en el año 2000 era de 136,8 millones; los que había en 2006, 144,2 millones; y los que había a finales de 2013, 143,9 millones, prácticamente los mismos. Eso es realmente lo que hay, y no otra cosa. Podríamos hablar también de Alemania. Los minijobs -algunos cuentan y pagan Seguridad Social, otros no tienen que pagar Seguridad Social,...- al final son 4 millones 600.

 

Me gusta dar un dato que hemos producido en el Servicio de Estudios de CEOE y que creo explica un poco el Estado del Bienestar en Europa, y es la suma de los parados más los pensionistas, y su resultado dividido por la población. Curiosamente, ese dato en Alemania, en Francia y en Italia es prácticamente el mismo: el 31%. En Alemania, por ejemplo, sumas los que tienen pensión más los parados y salen 26 millones, porcentaje respecto a población: 31,4%. En España sumas los parados -los del registro del Ministerio de Empleo- y los 9 millones de pensionistas (que en realidad son 8 millones 300, porque hay 700.000 pensionistas en España que tienen doble o más pensiones) haciendo tanto de uno como de otro, porcentaje respecto a población el 31%. Y lo mismo podríamos decir en Francia y en Italia. Por tanto, ese es el dato bueno, y si a ese dato le añadiéramos los empleados públicos -porque los funcionarios públicos son sólo dos tercios de los empleados públicos- y también pudiésemos añadir en otra aproximación a los que están estudiando, se podría llegar a decir cuanta cantidad de gente estamos pagando, y cuántos somos los que tenemos que pagar todo eso, y los números son realmente escalofriantes.

 

Lo que está claro es que en España hemos creado un Estado del Bienestar con unos pilares importantes: en el año 75-76 había 4 millones de pensiones en España, ahora hay 9 millones. En este momento en España hay 5 millones de parados, de los que directamente 2 millones 800 mil están recibiendo subsidio de desempleo. Nos estamos gastando 30.000 millones de euros en este subsidio de desempleo, mientras que en el año 2000 nos gastábamos 8000 millones. Esto es construcción del Estado del Bienestar. Si nos fijamos en el incremento del coste de las pensiones en los últimos años, es que ha ido creciendo, y en este momento estamos en una cifra cercana a los 120.000 millones de euros que tenemos que pagar a primero de año. Creo que es un dato importante y que consolida la cohesión social de este país. Es bueno que vayamos viendo todos estos números.

 

¿Y por qué ha crecido tanto el paro en España en los últimos años? Por la grandísima destrucción de empresas que ha habido en estos años. Entre el año 2000 y el 2007, se crearon alrededor de 350.000 empresas, y 4,5 millones de puestos de trabajo. Después, en época de crisis -desde 2008 a 2013- se destruyeron 247.000 empresas y 3,5 millones de puestos de trabajo. Por tanto, la suma de todo eso es que, haciendo balance del período 2000-2013, casi llegamos a crear 90.000 empresas y más de un millón y medio de puestos de trabajo. Y estos son los datos; pero después los datos estadísticos son bien distintos.

 

En 2007, en España teníamos un índice de paro del 8%. Siempre explico que amigos míos que querían recoger la fruta en Lérida no encontraban trabajadores. Teníamos un 8% de paro, en Lérida se registraba un 10% y el paro tendría que ser el 0; pero no, era el 10%: por tanto, había gente que no estaba dispuesta a hacer según que trabajo por lo que le ofrecían. De ahí que una de las características de este principio de siglo en España sea que, entre 2000 y 2013, especialmente hasta 2010, entraran alrededor de 6 millones de personas, de los que 5 eran legales y 1 ilegal.

 

Por tanto, una de las claves por las que se ha disparado el paro desde el 8% hasta el 25% actual es el crecimiento demográfico. Otra, la incorporación de la mujer al mundo laboral y, de alguna manera, la homologación con Europa. La mujer había entrado de una manera definitiva en el mundo laboral en Europa antes que en España: en 1977, la tasa de actividad de las mujeres en España era de alrededor de 28%, mientras que en el período 2000-2013 se ha convertido en el 53%, es decir, que en 25 años ha crecido en 25 puntos. En este momento hay más universitarias que universitarios y eso es bueno, y lo que nos faltaría, la asignatura pendiente es que en las organizaciones, en CEOE, en las organizaciones empresariales, en las cámaras de comercio, en muchísimos sitios las mujeres estén y manden. Pero desgraciadamente no son los números que hay en la actualidad, pero es una cuestión de ir poquito a poco. Algunas veces incluso me harán la pregunta "¿Y usted está a favor o en contra de las cuotas?" Bueno, por ejemplo ahí mi mujer no está a favor de las cuotas, yo casi sí. Quizás cuotas formales no, pero si no hacemos las cosas, irá muy lento. Viendo la opinión generalizada, la de todos, ni una cosa ni la otra: creo que con trajes a medida.

 

Por tanto, crecimiento demográfico, incorporación de la mujer al mundo laboral, y después ciertos ajustes estadísticos, como por ejemplo de población inactiva. Datos estadísticos de población inactiva respecto a amas de casa y amos de casa. En el 2005 en España había 5 millones de amos y amas de casa. ¿Cuántos hay ahora? 4 millones. Diferencia, un millón, 900.000 amas de casa y 100.000 amos de casa. ¿Y dónde han ido? Bueno, se han incorporado, apuntado al registro del paro como tenían derecho a hacerlo, y como tienen derecho en determinadas ocasiones y con determinadas características a cobrar algún que otro subsidio. La suma de todo eso nos trae como resultado que nuestras cifras de paro sean espeluznantes; y estas cifras, muchas veces cuando tienes que explicarlas en el exterior, te preguntan: "¿pero cómo es que no hay una revolución social en España con esas cifras de paro?" Yo he intentado explicar un poco de dónde son esas cifras, por dónde viene, dónde están y cómo lo estamos haciendo.

 

Dos comentarios sobre la Reforma Laboral española de los últimos años, que no es la primera ni tendrá que ser la última. Hemos hecho más de 35 y tendremos que hacer todas las que sean necesarias en el futuro. Algunos todavía insisten en que no hay que cambiar nada, incluso se quieren hacer los chistosos diciendo "es que los empresarios lo que queréis es una vuelta de tuerca". Nosotros no queremos ninguna "vuelta de tuerca" a nada, queremos que las cosas funcionen, nos queremos abrir de par en par al s. XXI y hacer todos los cambios que sean necesarios. Esto es lo que estamos haciendo en todas y cada una de nuestras empresas, adaptarnos a la realidad, y si tenemos una legislación que viene de tan lejos, que se ha hecho demasiado antigua y que no funciona, pues lo que tenemos que hacer es cambiarla, y si podemos, lo más rápidamente posible.

 

Cuando uno está enfermo, lo que tiene que hacer es medicarse desde el primer día; la prevención es mucho mejor que la no prevención. Y creo que eso es lo que estamos diciendo desde el mundo empresarial, porque básicamente la economía es radicalmente distinta. La mentalidad de los empresarios es que no somos ultraconservadores, al revés: estamos dispuestos a cambiarlo todo. Cuando un cliente nos dice que a un producto le hemos de poner un envoltorio distinto, lo cambiamos. Y cuando nos dice que el servicio que le estamos facilitando no es el mejor posible y que deberíamos hacer estos 3 o 4 cambios, ¿qué hacemos? los cambiamos sin rechistar. Y muchas veces cuando hablamos de temas tan claros y tan concretos como el laboral eso no se entiende y hay demasiados defensores de ciertos "status quo" que entre todos debemos de ir rompiendo.

 

Creo que se han hecho mejoras en el tema de la contratación, también en el despido en cuanto a flexibilidad interna, en cuanto a descuelgue, ... Nos queda muchísimo por hacer en Negociación Colectiva. La Negociación Colectiva en España viene de muy lejos, con muchas raíces que son muy difíciles de cortar. Ahí tenemos problemas de interlocutores, tanto de los nuestros como de los sindicatos, y creo que tenemos que hacer un ejercicio de humildad entre todos, de decir "venga, partiendo desde cero intentando conservar lo bueno, pero haciendo todos los cambios habidos y por haber." Está el sector del automóvil, que ha hecho un cambio impresionante con unos resultados impresionantes, y que realmente ojalá pudiera hacerse en todos y cada uno de los convenios y en cada uno de los sectores. Pero eso está siendo difícil, complicado. La paralización de la Negociación Colectiva es un hecho, ahí están las estadísticas: no somos capaces entre unos y otros de tirar adelante, y eso es realmente un problema.

 

Hicimos alguna que otra cosa, hemos hecho alguna que otra cosa importante, como el acuerdo de moderación salarial en enero de 2012, firmado para 2012, 2013 y 2014, pero también hay que decirlo, lo hicimos tarde, cuando el punto fulminante de la crisis, que fue 2008 y 2009. Entonces teníamos que haberlo hecho, y no lo hicimos, y es nuestra culpa, del sector empresarial y también de la parte sindical. Recuerdo que el presidente de la patronal alemana en aquel momento, muy buen amigo mío, me decía "¿Pero es que en España no habéis tenido crisis en 2008 y 2009? ¿Cómo no os habéis movido?" Aquí lo que hicimos fue cumplir los convenios, y cumplir los convenios que marcaban subidas del 2 y del 3%.

 

Un dato espectacular que no me canso de repetir: en Alemania en 2009 el PIB decreció un 5% y el empleo un 0,1%. En España en 2009 el PIB decreció un 3,7% y el empleo un 6,2% ¿Cómo puede ser? ¿Qué hicieron en Alemania? Bueno, pues en Alemania pusieron en marcha una serie de reformas en el mercado laboral, en la economía en general, la famosa agenda 2010 del canciller Schroeder, en la que estuvieron involucrados los dos grandes partidos, los socialistas y los demócrata cristianos, y dijeron: para arreglar Alemania (que venía de hacer la fusión, absorción o como le queramos llamar, y estaban en una situación muy complicada) tenemos que hacer grandes reformas, porque en el caso de no hacerlas, vendrá declive. Cuando pasa esto y hay momentos de crisis, ¿qué hicieron? Bajaron los salarios, un poquito. Vamos a trabajar menos número de horas y esa bolsa de horas la vamos a cambiar y en los momentos buenos la vamos a transferir a otro año cuando las cosas vayan mejor. Y después, muy importante, vamos a hacer Formación, formación, formación. ¿Y quien la pagaba? Una parte el Estado, una parte la empresa, y el trabajador aportaba sus horas, algunas que le tocaban y otras que no, para entre todos decir "venga, ya estamos en aquel momento" (en el año 2009 en Alemania a esta situación se le llamó el Kurzarbeit) e hicieron esto y salvaron muchas empresas, que en caso contrario no se hubiesen salvado.

 

En España, ¿qué hicimos? Pues como no teníamos una legislación de flexibilidad, qué pasó, destrucción de empresa, de empresa mediana, porque las empresas pequeñas no se destruyen. Y lo dicen las estadísticas: las empresas de 4-6 trabajadores no se destruyen porque se reúnen en una mesa tomando un café y dicen "si han bajado las ventas un tercio, nos bajamos el salario un tercio y hacemos menos horas, o más horas...". Buscan soluciones. En cambio, cuando las empresas son de 10 a 49 trabajadores, realmente es mucho más complicado, ya no te puedes poner de acuerdo entre todos. Y en cambio, en las empresas más grandes, o tienen problemas de estructura importantes, o pasan esta situación de crisis.

 

Hay datos curiosos en estos últimos 13 años en cuanto a creación y destrucción de empresas en España: las que han sufrido más la crisis durante estos años son las de entre 10 y 49 trabajadores, en cambio las de 50 a 249, y las de más de 250 sí han pasado la crisis, se han readaptado, realmente están creciendo. En este momento, de todos los trabajadores que trabajan en empresas en España, con más de 250 trabajadores en el 2000 representaban el 35%, y actualmente representan el 42% ¿Qué significa? Que estamos empezando a crear una de los temas más importantes de la economía española: empresas medianas y grandes.

 

En España sólo hay en este momento 4.200 empresas de más de 250 trabajadores; en Alemania hay 14.000. Y estas empresas son las que tienen más potencial para abrirse al exterior, de expandirse, tienen más colchón financiero, más dinero, más posibilidades de innovar, de formar, más posibilidades de hacer productos y servicios y venderlos en todo el mundo.

 

El dato más importante y más optimista de la economía española son los datos de exportación: nuestras exportaciones de bienes y servicios representan el 35% del PIB; en Alemania representan el 50%, pero es que en Francia e Italia mucho menos que nosotros. Y con un dato importante: Alemania, en 1995, solo era el 25%, ¿qué quiere decir? Que quienes estamos dando el salto más importante en cuanto a salida al exterior y vendiendo en los mercados básicamente europeos -porque 2 tercios de las exportaciones españolas son a mercados europeos- son las empresas españolas. Por tanto, ese es un dato de optimismo y de confianza en el futuro.

 

Hay que seguir apostando por las reformas. Hay que hacer las empresas más competitivas, tener una legislación laboral a lo que es la realidad de la empresa, apostar por el contrato a tiempo parcial, a pesar de que nos gustaría hacer contratos indefinidos muy bien remunerados hay lo que hay y tenemos que salir de esta situación de dificultades en cuanto al desempleo poco a poco, creando empresitas, que de autónomos se convierta en empresa, la pequeña en mediana, y la mediana en grande y, a partir de ahí, la construcción viable de puestos de trabajo.

 

Tenemos un problema con las cotizaciones, tenemos problemas que vamos resolviendo y que vamos a resolver en el futuro, como el tema del absentismo, de las mutuas, el tema de la flexibilidad interna... Temas que estamos hablando con los sindicatos, que yo no hago nunca ese "pim, pam, pum" que se ha puesto de moda con los sindicatos. Mire, los sindicatos nos han ayudado a hacer muchas cosas, especialmente los de empresa y sector, y como todos los hay buenos, malos y regulares. Que es verdad que tienen que cambiar toda una serie de cosas en cuanto a flexibilidad interna, etc., lo mismo en nuestras organizaciones patronales, que estamos intentando hacerlo con transparencia, haciendo auditorías, evaluaciones, intentando no tener dinero que sea público y que todo provenga de nuestras organizaciones y nuestros sectores, intentando explicar las cosas. Dejemos que la gente se adapte lo más rápidamente posible a estos tiempos: creo que hay buena intención, otra cosa son los hechos, la velocidad, pero hay intención buena por parte de los sindicatos, y en muchos sectores lo están haciendo, están apostando y están viendo el futuro.

 

Y por último, referirme un poco al tema que habéis estado tratando esta mañana, del que sabéis mucho más que yo, hablando de formación continua, de formación profesional, ... Nosotros tenemos una muy concreta, que es la Formación Continua, que la pagamos con las cuotas de la Seguridad Social. Pagamos el 0,7% cada mes, es un dato importante porque a final de año son alrededor de 1.800M€. Desgraciadamente en los últimos tiempos han salido ejemplos de mal uso de este dinero, pero creo que lo que sí está claro es quienes lo pagamos; los empresarios, las empresas. Y quiénes debemos gestionar: nosotros. Cómo y de qué manera: como quieran las empresas, y si las empresas se quieren equivocar, y enviar a formar a sus trabajadores al IESE-  pues que lo hagan, pero si quieren hacerlo en el centro de formación de los Maristas en Mataró, que lo hagan; y si lo quieren hacer en un centro de formación del sindicato CCOO en Córdoba que lo hace muy bien, pues que lo hagan. Esa es la vía, la vía de la libertad absoluta.

 

Por otra parte, tenemos el tema de la Formación Profesional y la Universidad. Hay que ligarlos a la empresa. Creo que una de las grandes carencias de este país es cómo ligamos la empresa a la universidad, y a la inversa. En FP hay una posibilidad importante de hacer un camino decisivo, ahí tenemos que mirar países que lo están haciendo muy bien y en la buena dirección. Siempre explico una anécdota personal con un buen amigo ingeniero del metal alemán: un día estaba comiendo en su casa y me cuenta "mi hijo va a hacer Formación Profesional." Y le pregunto, ¿y por qué no va a la universidad? "No, no, es mucho mejor la FP." Y entonces me explica que va a estar 3 años en FP y va a trabajar en una gran empresa alemana, que va a aprender y cobrar algún euro, pero que eso no lo considera importante, y que dentro de 2 o 3 años -porque lo podrá decidir al final- su hijo seguro que tendrá empleo, porque de esos 100 que hacen esa Formación Profesional, dual, todos tienen empleo, y que tendrá la posibilidad de ir a la universidad.

 

Esto en España se nos ha ocurrido, pero no lo estamos llevando a la práctica, y eso seguro que os lo habrán contado antes con todo lujo de detalles. Aquí estamos viendo cómo ayudamos, primero para explicar, para canalizar información y presupuesto, porque al final el presupuestos que tenemos para funcionar son 1.800M€, van a ser 2.000M€. En Alemania y en Francia en la FP se gastan 30.000M€ que proceden de diferentes partidas del presupuesto: una parte de las empresas a través de la Seguridad Social, otra a través de impuestos, y otra a través de los Presupuestos Generales del Estado. Por tanto, eso está claro y ya os habrán comentado que, desgraciadamente, es complicado hacerlo en España porque no tenemos empresas grandes. La formación dentro de la empresa es más fácil cuando eres grande, y es más complicado cuando no lo eres, pero tenemos que hacerla a través de las organizaciones sectoriales del ramo, a través de la Negociación Colectiva, a través de crear organismos y centros especializados en hacer formación de un determinado subsector especializado. Esa es la dirección y la vía correcta, agrupando empresas, porque desgraciadamente no las tenemos de mayor tamaño.

 

Creo que este país, en este momento, está muchísimo mejor de lo que estaba hace unos años. No nos dimos cuenta de la crisis, las primeras señales de alarma vinieron en mayo de 2010, después en 2011 se empezó a hacer alguna que otra cosa, pero ya no fue posible. En los últimos años, en 2012, 2013 y 2014 hemos hecho reformas importantes. El propio Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaüble, tuvo una reunión con nosotros y con el Ministro de Guindos, y nos pedía si era cierto todas las reformas que se decía hemos hecho. Le explicamos que sí, qué, cómo y de qué manera; lo que hemos hecho y lo que nos queda por hacer.

 

La reforma financiera, que la hicimos tarde, en 2012, cuando el tema explotó en 2008; es decir, que estuvimos muchísimo tiempo esperando a ver qué pasaba, y lo hicimos mal. Recuerdo la visita en el mes de enero con Rajoy a la Casa Blanca, y la gente de Obama nos decía: "En Europa ustedes han sido muy lentos en la reforma financiera. Nosotros la hicimos en 7 días, reunimos al Congreso, al Senado, pusimos de acuerdo al sector izquierdista de los demócratas y al Tea Party, y pim, pam, pum, se acabó. Y en Europa han hecho de todo, y a veces cosas que ni las han dicho."

 

En Alemania dieron todo el dinero del mundo, y han dado todo el dinero del mundo, a las cajas regionales y a los bancos de los landers; en Francia han intervenido los bancos y han dado todo el dinero del mundo, y en Bélgica lo mismo. En el Reino Unido han entrado como socios en los bancos... Se ha hecho de todo, y aquí estuvimos durante un tiempo pensando que teníamos el mejor sistema financiero del mundo, y después vimos que había algún que otro agujero, básicamente en el sector de ciertas cajas, porque en el sistema de los bancos no hubo problemas excepto alguno pequeño que sí, pero en el tema de las cajas hubo unas cuantas que lo hicieron bien y otras que, debido a la falta de gobernanza -y ahí la clave de la gobernanza en el futuro-, digamos la gobernanza politizada hizo que muchas cosas que se podrían haber previsto no se hicieran.

 

Pero lo que decía: el país está en una situación realmente distinta. Si nos hubieran dicho hace 6 o 7 meses cómo estaríamos ahora... Estamos mucho mejor de lo que pensamos, los servicios de estudios, no sólo el de CEOE, sino todo el panel de analistas que tenemos, pues estamos siendo desbordados por la realidad de los datos afortunadamente, tanto en crecimiento del PIB, como en crecimiento de empleo, en número de personas afiliadas a la Seguridad Social, etc. Pero queda muchísimo camino por recorrer, muchísimo camino.

 

Tenemos que seguir haciendo las reformas, porque si no entramos en las reformas vamos a caer en el declive. Y seguimos teniendo un problema importante y decisivo: el déficit. Debemos atajarlo porque no podemos continuar con este déficit, ya que nos lleva a un endeudamiento realmente impresionante. Y por encima de todo eso, tres claves para el país, tres claves para el futuro: Formación, Innovación, e Internacionalización. La suma de ellas, pero especialmente de la Formación, la del talento, será la clave de futuro del éxito de este país.

 

Muchas gracias.

 

Economía