2015: AÑO INQUIETANTE

 

Romain Rolland, escritor francés y Premio Nobel de literatura en 1915, pacifista comprometido, idealista incansable, enamorado de la cultura, decía: "Aborrezco el idealismo cobarde que aparta los ojos de las miserias de la vida y las debilidades del espíritu. Se le debe decir al pueblo sensibilizado por las falacias ilusiones de las palabras sonoras que, en el mundo sólo hay un heroísmo y es ver el mundo tal como es y amarlo! "

Es cierto que en la España "cabreada" de hoy, el ciudadano tiene razones y motivos para estar enfadado  y, en este entorno, están los que se encierran en sí mismos, los que viven la pobreza como una amenaza social, y también aquellos que, con discursos mesiánicos y demagogos, pretenden que el mundo cambie. Tanta violencia y dogmatismo verbal huele a desconocimiento e inseguridad. Si no vemos y abrazamos el mundo que nos ha tocado vivir, ¿cómo se podrá mejorar?

En los momentos de crisis es fácil y tentador ejercitar las peores pasiones, despertar el animal que llevamos dentro y encontrarnos, en la figura del adversario, el enemigo a batir.

Los políticos mediocres fomentan odios y prejuicios y excitan actitudes fanáticas. Los grandes líderes, los estadistas, convocan a todos mientras curan las heridas comunes.

El año 2015 será un año inquietante que generará y ya ha generado cambios significativos; la bajada del precio del petróleo, elecciones en Grecia, el terrorismo islámico, que sin duda será "el reto" para nuestra sociedad y que pone en peligro la libertad confrontada con la seguridad.

Es también el año del inicio del fin de la crisis, aunque la proliferación de procesos electorales puede generar un clima incómodo y peligroso.

En estas épocas, la demagogia inunda la escena pública, se sacraliza el derecho a descalificar y mentir y desaparecen el sentido común, la prudencia y la medida.

¿Cómo afrontar esta época dominada por unos cambios constantes, acelerados e imprevisibles?

Desde el sector empresarial y económico se debe afrontar con flexibilidad, adaptabilidad, rapidez en las reacciones, dominio de las redes digitales, conocimiento de las tecnologías y, sobre todo, una actitud realista y positivista ante la nueva realidad, y tener claro que es una nueva oportunidad.

El sector político y sociológico debe acelerar al máximo su regeneración, para recuperar al máximo la confianza del ciudadano en las fuerzas políticas amplias y consolidadas.

Estamos sobrados de brujos del pesimismo, de "cenizos" amargados, de líderes y  iluminados... VIVIR es empresa para aventureros valientes y optimistas, para curiosos ávidos de saber, para personas amantes de la libertad y el misterio.

A pesar de las negras e inquietantes apariencias, 2015 puede ser un año importante, decisivo. Un año grande, nos lo merecemos.

 

Editorial La Drecera 149 Enero - Febrero 2015

Revista de la Patronal Agraria de Cataluña

 

Editoriales anteriores: