DISCURSO DEL PRESIDENTE DE CEOE, JUAN ROSELL

ASAMBLEA GENERAL DE CEOE 2013

 

(Extraxto)

(...) Hemos de reconocer que estos últimos doce meses han sido tiempos difíciles para todos. La economía española ha vivido situaciones complicadas. Los empresarios también hemos sufrido los embates de esta crisis, como no podía ser menos. Y muchos de los nuestros han caído y lo que es peor, probablemente no vuelvan a recuperarse.

Antes de hablar de nuestro entorno económico y social, y nuestras propuestas de reforma, quisiera detenerme en lo que está reclamando la sociedad: una regeneración de los principios y valores, bases de una moralidad renovada en lo político y en lo social, y por supuesto también en lo económico.

…..

Hay que poner en valor las actitudes esforzadas, valientes, sacrificadas de la mayor parte de la sociedad que, individualmente, están batallando contra la difícil situación. No podemos multiplicar por mil los desastres y devaluar los éxitos, que los hay y muchos. Debe haber un cambio de actitud generalizado, donde se explique lo bueno y lo malo, sin exageraciones, salidas de tono y medias verdades. La confianza se gana entre todos, en el día a día, viendo y explicando las cosas tal como son simplemente.

 

…

La empresa es clave y la empresa hace sociedad. Pero tenemos que explicarlo mejor. Hemos de recuperar la quebrada armonía entre ciudadanos y empresa. Sin buenos empresarios, y la mayoría lo son, no hay solución al paro ni a la crisis económica.

…

Hay que fortalecer la cultura empresarial en la que la ética, la transparencia, el esfuerzo, la justicia y la equidad sean los valores que sustenten el modelo de gestión. No todo vale, pero tampoco puede ponerse en duda todo.

…

Europa debe modificar su toma de decisiones para tener capacidad de reacción ante crisis como la que padecemos. Hasta ahora ha ido por detrás de las circunstancias.

…

En lo que va de legislatura, y también antes, se han emprendido reformas. Muchas de ellas, dolorosas e impopulares, difíciles de explicar. Pocas prescindibles. La mayoría, en la dirección correcta, y todas ellas necesarias. Y faltan más. Nosotros somos los únicos de los grandes países de la Zona Euro que lo estamos haciendo.

…

Hemos de ser sinceros y reconocer que este incremento tan trágico del número de desempleados en España no es sólo culpa de la crisis. El origen se encuentra en la ausencia de reformas en el mercado laboral durante tantos años, en los que las empresas y la economía mundial han cambiado radicalmente. Y también en el incremento de nuestra población activa hemos retrasado las reformas que el mercado laboral necesita. A lo largo del último año y medio hemos avanzado mucho, con la reforma laboral y con los acuerdos alcanzados en el marco del Diálogo Social, especialmente en cuanto a la moderación salarial. No obstante, quedan cosas por hacer, la mayoría de orden práctico y técnico pero que son absolutamente fundamentales.

Junto a estos retos, hay otros de gran importancia a los que no podemos perder de vista. Se trata de la reforma de las Administraciones Públicas, la modernización del Estado del Bienestar, la garantía de la unidad de mercado, la implementación de mecanismos de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, la reforma del sector energético, la reforma del sistema educativo y de la justicia, entre otras.

Todas ellas y otras más, son analizadas en el documento "Las Reformas necesarias para salir de la crisis" que hoy presentamos. Y es que nuestro deber estudiar las principales dificultades de la economía española y trasladar a los dirigentes políticos y a la sociedad en su conjunto las propuestas que nos permitirán mejorar la situación actual.

…

Hay que devolver la confianza a los ciudadanos.

…

El Gobierno está siendo y ha de ser valiente. Es cierto, es muy fácil pedir reformas; lo que es difícil es hacerlas. Nada es gratis, el dinero no es infinito y, por tanto, deben establecerse las prioridades por orden de importancia. El compromiso de los empresarios con la sociedad española lleva aparejado el apoyo al Gobierno, con independencia de su color político, porque es quien toma las decisiones, quien debe arriesgarse y dar cuenta de sus actos. Lo hicimos en el pasado por ejemplo en el tema de las pensiones. Lo volveremos a hacer. Nos gusta dar ideas, tratar de convencer y aportar el máximo de información desde el convencimiento de que lo bueno para las empresas es bueno para el país.

Es preciso profundizar y ser ambiciosos en las reformas, incluso en aquellas ya en vigor, para sentar las bases de una sociedad más competitiva a nivel global no sólo a corto plazo, sino en el medio y también en el largo plazo.

...

Las familias y, sobre todo las empresas, hemos reaccionado antes que las Autoridades Públicas en el ejercicio de ajustar nuestras cuentas. Desde 2008 -y también a lo largo de 2012- hemos realizado un importante ejercicio de desapalancamiento que aún continúa. Las familias redujeron en 2012 su nivel de deuda en 2,4 puntos de PIB, rebajándolo hasta el 80% del PIB, mientras que las empresas disminuyeron su endeudamiento en 8,1 puntos de PIB, hasta situarlo aproximadamente alrededor del 130% del PIB.

…

A pesar de estos datos positivos, la economía española todavía presenta muchas sombras que han de ser corregidas, y muchas rigideces estructurales que han de ser eliminadas para que nuestras empresas puedan desplegar su gran potencial. Me refiero a debilidades como el desempleo; la todavía rigidez de nuestro mercado laboral; la fragmentación de nuestro mercado interno; el nivel de endeudamiento; la fiscalidad; la dificultad de acceso al crédito o la hipertrofia legislativa.

Los empresarios no nos conformamos con una recuperación lenta. Estamos convencidos de que la recuperación puede y debe ser más intensa. Por ello, proponemos una serie de medidas y reformas para generar un ciclo económico más expansivo, basado no solo en el crecimiento de la productividad sino también del empleo.

Los pilares fundamentales para consolidar e impulsar el crecimiento de la economía española son tres:

El primero de ellos es recuperar la confianza de todos los agentes, públicos y privados. Si no se genera confianza, la economía española no avanzará.

…

Somos conscientes de que el aumento de la confianza no llega de un día para otro. La recuperación de la confianza de ahorradores, inversores, empresarios,

trabajadores y consumidores es un proceso que se construye poco a poco

 

El tercer pilar de la reactivación económica son las reformas estructurales. Hay que seguir por el camino iniciado, sin prisa pero sin pausa.

…

Cualquier actividad económica es importante para mejorar nuestra situación y progresar en el bienestar social, pero en estos momentos debe hacerse una especial mención al sector industrial, que es necesario vuelva a tener un papel destacado en nuestro modelo de crecimiento. La industria está resultando decisiva para evitar un mayor deterioro en la situación que atravesamos…

…

Por lo que se refiere a las reformas necesarias, aunque son muchas, hay varias imprescindibles: la reforma de la fiscalidad, de la financiación territorial y la de las administraciones. Asimismo también hay que plantear una serie de reformas que nos permitan mejorar nuestra competitividad como son las del ámbito de la energía, la I+D+i, la internacionalización y la mejora de las legislaciones existentes.

Una de las principales preocupaciones del mundo empresarial se refiere a la fiscalidad, especialmente la relacionada con el empleo.

…

Además de los impuestos estatales, existen aproximadamente 100 impuestos propios de las Comunidades Autónomas y esta cifra va en aumento. Estos impuestos se aprueban por las Comunidades Autónomas descoordinadamente y con distintos criterios técnicos. Algunos de ínfima recaudación producen efectos absolutamente perversos.

En este contexto, no son posibles más subidas de impuestos. Más impuestos destruirán actividad y empleo y no tendrían eficacia recaudatoria ni siquiera a corto plazo. Pero también hay que decir con toda rotundidad: debemos acabar con la economía sumergida o, por lo menos, combatirla erradicando la picaresca por pequeña que sea. Y eso lo decimos los empresarios.

 

…

 

Es necesario recordar que la consolidación fiscal debe perseguirse no sólo por el lado de los ingresos, sino, más aún, por el de la reducción del gasto público y la necesaria reestructuración de las Administraciones Públicas y ahí queda mucho camino por recorrer, pero no va a ser fácil.

…

Para incrementar la inversión, tanto nacional como internacional, es necesario mantener un sistema tributario y legal estable, simple y, a la vez, eficaz. La política fiscal es un elemento esencial en la competitividad de un país frente a los de su entorno.

Otro de los puntos de honda preocupación para el empresariado español lo constituye el acceso a la financiación,

…

Seguimos pensando que la reestructuración y reordenación de nuestro sistema bancario es una condición necesaria, aunque no suficiente, para reestablecer el flujo de financiación en los parámetros adecuados a la posición del ciclo de la economía española.

…

Adicionalmente, el Sector Público mantiene un aumento importante de sus necesidades de financiación y de colocación de sus emisiones de deuda, que son finalmente captadas, en un elevado porcentaje, por las mismas entidades de crédito.

Esta circunstancia está drenando recursos financieros para el resto de los agentes, por lo que es imprescindible que las Administraciones Públicas cumplan sus compromisos presupuestarios y minimicen su recurso a la financiación ajena a través del crédito bancario.

…

El excesivo alargamiento de los plazos de pago a los proveedores de las Administraciones Publicas debe tener una especial atención.

La preocupación por este problema ha llevado al Gobierno a desplegar medidas coyunturales de diversa índole con el objeto de mitigar la morosidad, sin que hasta el momento ninguna de estas iniciativas haya resultado definitiva.

…

Este ha sido, sin duda, uno de los instrumentos más importantes puestos a disposición por parte del Gobierno para solventar los graves problemas de impagos que sufren las empresas. Quiero hacer especial referencia al Plan de Pago a Proveedores. Tanto por su ambición presupuestaria, como por su gestión eficaz, constituye una de las decisiones del Gobierno que mayor impacto ha tenido en la liquidez de las empresas. Es de justicia reconocerlo, y también ver que en otros países lo están empezando a copiar, caso concreto de Italia.

Otra reforma clave pendiente, es la de las Administraciones Públicas. El objetivo no ha de ser otro que evitar que el actual entramado institucional suponga una carga -por cierto estructural-, que reste competitividad a la actividad productiva, especialmente, cuando queremos despegar.

…

La actividad productiva española está lastrada por la excesiva burocracia, la infinidad y superposición de "ventanillas", la complejidad procedimental y la ausencia de coherencia legislativa que frenan la creación de empleo y la generación de actividad económica tan necesaria para salir de la crisis.

…

En un mundo global en dura competencia, es necesario que también nuestras Administraciones sean competitivas frente a las de otros países y que los costes administrativos sean lo más bajos posibles. Aquí nos estamos jugando realmente puntos de nuestro PIB.

Por su actualidad y trascendencia tres son los aspectos en materia sociolaboral que merecen especial atención. La negociación colectiva; la contratación; y las pensiones.

…

Es necesario avanzar hacia un sistema de negociación colectiva más ágil y eficaz. Los convenios deben actualizarse de acuerdo a la realidad de las empresas. No pueden ser prisioneros de nada ni de nadie.

…

En cuanto a la contratación, habría que proceder a reducir la complejidad y rigidez de la actual regulación, con 41 modalidades posibles, y potenciar el contrato a tiempo parcial, de formación, de aprendizaje, copiando a otros países que están dando la solución por esas vías. Sólo con muchas pequeñas soluciones y no mágicas ninguna, podemos combatir el mal general.

A su vez, insistir en la flexibilidad interna y de manera concreta en la abundante legislación, desfasada con la realidad actual. Muchas pequeñas legislaciones caminan en sentido contrario a la competitividad y son herencia del pasado más rancio que deben modificarse.

…

Respecto a las pensiones, sólo podemos decir que actuaremos como hemos hecho en el pasado, esto es, desde la evidencia de los datos y fuera de cualquier demagogia o circunstancia política coyuntural. Estamos ante un tema lo suficientemente decisivo como para actuar simple y llanamente con responsabilidad.

…

Por último, la internacionalización de la empresa española es otro aspecto muy importante a tener en cuenta. Los últimos datos son esperanzadores.

…

En este apartado concreto de la internacionalización y en otros tantos, quisiera dar las gracias públicamente a la Casa Real Española, a Su Majestad el Rey, a Su Majestad la

Reina y a Sus Altezas Reales los Príncipes por su eficaz labor de soporte y colaboración con las empresas españolas en el exterior. Es de grandísima eficacia su ayuda y es de especial elegancia su discreción. Sería injusto no reconocerlo. Entre todos deberíamos explicarlo con mayor énfasis porque los resultados son evidentes y muy positivos.

En definitiva y concluyendo. Nada de relajación y complacencias. Muchas dificultades persisten y han de ser abordadas con seriedad y, por qué no, mirando las experiencias de nuestro entorno. Resulta absolutamente necesario seguir avanzando en todas las reformas, sin prisas pero sin pausa y con determinación. Y a poder ser con la responsabilidad, el consenso y la ayuda de todos, sin romper cohesiones, especialmente las sociales, pero tampoco siendo prisioneros de ciertos status quo paralizantes e ineficaces.

No es tiempo de grandes y huecas palabras, sino de microsoluciones de muchas personas, individual y colectivamente, remando en la misma dirección. Todos debemos aportar nuestra parte de responsabilidad; con confianza e ilusión ante el futuro.

Los empresarios humildemente nos comprometemos a ello.

Muchas gracias.

Publicado en La Drecera 140, Julio - Agosto 2013

Revista de la Patronal Agraria de Cataluña

Economía